¿Cómo se desarrolla la inteligencia emocional en los niños?

Una cuestión importantísima cuando somos padres es desarrollar la inteligencia emocional en nuestros hijos. La habilidad para manejar emociones de forma apropiada se puede y deb...

Una cuestión importantísima cuando somos padres es desarrollar la inteligencia emocional en nuestros hijos. La habilidad para manejar emociones de forma apropiada se puede y deb…

Una cuestión importantísima cuando somos padres es desarrollar la inteligencia emocional en nuestros hijos. La habilidad para manejar emociones de forma apropiada se puede y debe desarrollar desde los primeros años de vida ya que las emociones se expresan desde el nacimiento.

De hecho, podemos hablar de un desarrollo evolutivo de la afectividad que se presenta de esta manera:

EL RECIÉN NACIDO

El recién nacido siente malestar o sosiego. Llora o ríe. Su mundo se basa en la satisfacción de necesidades físicas pero sobre todo afectivas (tacto, caricias, abrazos…).

18 MESES

Hacia los 18 meses ya están activas todas las estructuras corticales del cerebro necesarias e implicadas en el mundo afectivo (el cerebro emocional o sistema límbico). La seguridad del afecto de la madre (u otro adulto de referencia) es lo que permite al niño explorar el entorno, dominar los miedos y tener seguridad para alcanzar los retos físicos y cognitivos para los que empieza a estar preparado (andar, hablar, etc).

2 AÑOS

Entran en su mundo afectivo “las miradas ajenas”, porque su seguridad y confianza se basa en los elogios o las muestras de aprobación de aquellos a quien él aprecia. Aparece todo el repertorio emocional: la alegría, la tristeza, el miedo, la rabia, el asco… que “acompañan” ya su guión vital.

7-8 AÑOS

Aparecen los sentimientos (orgullo, culpa, vergüenza) es decir, la percepción cognitiva de una emoción. Las emociones todavía no se expresan verbalmente, sino mediante el cuerpo y manifestaciones de la conducta: rabietas, gritos, insultos, somatizaciones, etc. Por ello, las emociones muchas veces se “escapan” y no se logran controlar adecuadamente o detrás de un niño que siente tristeza puede haber dolor de cabeza o una explosión de mal genio.

10 AÑOS

Hacia los 10 años, los niños pueden reconocer e identificar sus emociones y entienden que éstas deben controlarse.

ADOLESCENCIA

La adolescencia es una etapa decisiva en la historia de toda persona. Los sentimientos y emociones fluyen con fuerza y variabilidad “extraordinarias”. Es la edad de los grandes ánimos y desánimos, de la rebeldía; del descubrimiento de una libertad interior que necesita también de control de los padres.

En próximos artículos seguiremos tratando la relación inteligencia emocional y niños.

Deja un comentario