Cómo fomentar la autoestima en los niños

 Dice un proverbio chino que “la vida de un niño es como un trozo de papel en el que todos los que pasan dejan una señal” y es así.

 Dice un proverbio chino que “la vida de un niño es como un trozo de papel en el que todos los que pasan dejan una señal” y es así.

Dice un proverbio chino que “la vida de un niño es como un trozo de papel en el que todos los que pasan dejan una señal” y es así. Un niño aprende a creer en él si vive rodeado de personas que le acompañan y las experiencias positivas superan las inevitables negativas. Como ya hemos comentado, los niños con bajo rendimiento escolar tienen baja autoestima. Pero afortunadamente, la buena autoestima se puede aprender y se puede mejorar.

Los padres somos fundamentales en las señales de este “papel” y podemos fomentar una buena autoestima en nuestros hijos tomando como principio básico en toda relación padres-hijos la afectividad, el apoyo emocional, la aceptación incondicional y el respeto a ellos. Además, es importante si tu hijo tiene una baja autoestima considerar los siguientes aspectos:

• No pidas perfección a tus hijos de forma constante y ten expectativas reales. Educar en la “perfección” o transmitir al niño que todo lo debe conseguir, es educar en la soberbia o crecer con la sobre-presión excesiva de que no puedo fallar a sus padres, lo cual genera gran culpa y ansiedad, aspectos contrarios a un alta autoestima.

• Pon límites claros y se consecuente en la transmisión de reglas o normas. Los límites contienen emocionalmente a los niños y les ayudan a saber hacia dónde ir.

• Educa en la responsabilidad; en la capacidad de asumir nuevos retos, nuevas tareas, por lo menos intentar las cosas antes de decidir abandonarlas.

• Dale fuerza y valor a tu hijo con la repetición de frases como “creo en ti; se que puedes aunque te cueste mucho”. La confianza en uno mismo es la base de la autoestima pese al fracaso o error. Enseña a tus hijos que pueden ser lo que sueñen ser.

• Transmite la idea a tu hijo de que sus Dificultades de aprendizaje no son errores o fracasos sin solución, sino “problemas” que debemos mejorar y habilidades que tenemos que aprender. Forma con tu hijo un equipo en el que unidos, venceréis. Los problemas forman parte de la vida pero se pueden resolver. No los podemos evitar.

• Celebra lo positivo. Aprecia y elogia todos los logros y avances que consigan por encima del resultado. NO insistas en lo negativo o la dificultad. Centra tus energías en lo que puede mejorar y lograr. Si te programas para el fracaso (“no aprobará las mates nunca”, tu “deseo” se concederá porque has provocado que ocurra).

• Si tu hijo se equivoca, no lo critiques ni le hagas sentirse mal por ello. Acepta que va a cometer errores pero limita las experiencias difíciles de tu hijo.

• Ayuda a que tus hijos establezcan también metas realistas consigo mismos y se acepten tal como son sin por ello, caer en el desánimo o la sensación de que haga lo que haga, no va a lograr lo que se proponga. EL esfuerzo y la constancia pueden más que una gran inteligencia para el éxito en la vida. Los adultos lo sabemos bien por experiencia.

• Ofrece a tu hijo oportunidades para que tenga éxito. Haz que participe en actividades en las que pueda sentirse bien y demostrar sus habilidades. Busca su “isla de competencia”, aquello que saber hacer bien. Todos los niños son buenos en algo.

• Enseña a tu hijo a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida (los amigos, la naturaleza, el deporte…). La vida de un niño con problemas para aprender no debe centrarse en el colegio. Pero tú, como madre o padre, debes también saber disfrutar de los momentos de calidad con tu hijo en tu tiempo libre (un paseo, ir a la compra con él, jugar a las cartas, hablar con él..) y no relacionarte con él o valorarlo en función de su rendimiento escolar.

• No compares a tu hijo con otros niños u otros hermanos, primos o familiares. Puede provocar que el niño sienta que no le quieren o que sus padres hubieran preferido que fuera como otro niño y no como es él. La presión por querer ser como otro y no poder conseguirlo puede provocar problemas de ansiedad o depresión.

• Felicita, elogia a tu hijo siempre que haga algo bien y ante el error, debes recordarle que sí le salen las cosas o hablarle sobre cómo ha podido anteriormente hacer lo que se le pidió o lo que tenía que hacer a pesar de que al principio también pensó que no iba a poder.

• NO olvides preguntarle e interesarte por sus problemas, por lo que siente y por lo que le pasa en la escuela o con sus amigos, profesores.

• Se debe evitar criticar y gritar a los niños o niñas delante de otras personas y especialmente delante de sus compañeros y amigos.

En definitiva, cree en él, acéptale tal como es, quiérelo de forma incondicional. Acompáñale en un camino difícil que ha de recorrer.Cuida también tu autoestima de madre, tu autoestima personal… para que puedas apoyarle emocionalmente. Busca también donde apoyarte tú. A veces, tus fuerzas flaquearán. No te sientas mal por ello. Nadie es perfecto ni tiene que serlo.


Mónica Escalona

Directora Centro Zana. Centro Psicopedagógico de Atención Global
Dificultades de Aprendizaje, TDHA, Logopedia, Terapia de familia
www.zana.es
Madrid. Tel. 91 3880927

Deja un comentario

Últimos comentarios (22)

  1. Este articulo me parecio HERMOSO, me emociono las palabras tan enrriquecedoras y ciertas que dijo la Doctora Monica Escalona. Voy a comenzar a aplicarlos a mis niños. Gracias por este espacio de enseñanza y contencion.

    richa
    8 noviembre, 2012 a las 2:39 pm
  2. Carmesina, a mi me pasa día si, día tambien acabar llorando porque ves que tu niño se queda solito. La verdad es que necesita estar con otros niños pero no tiene la suficiente confianza(bueno asi lo creo yo) para relacionarse con todos los niños. Es un tormento, porque una quiere estar segura de que su hijo es realmente feliz y la cosa es muy difícil.
    Tengo una amiga que una vez me hizo un comentario: «De verdad crees que le vas a enseñar a tu hijo a tener autoestima, si tu no la conoces??». Ahí va eso, ¿que pensais vosotras?

    jorca
    30 diciembre, 2011 a las 2:58 am
  3. Que dificil es educar a un niño, aveces siento que soy muy severa con mi peque, y aveces que soy muy blanda. Que bueno tener a la mano un artículo que nos ayude a mejorar la educación que le damos a nuestros hijos.
    Gracias

    desumama
    10 mayo, 2011 a las 10:48 pm
  4. Magnifico post, si de verdad nos acordaramos de llevarlo al pie de la letra cuando nuestros hijos no hacen las cosas como a nosotros nos gustan, yo me considero una madre muy dedicada a ellos y cariñosa a la vez que dura, pero tambien me considero la peor madre del mundo cuando les reprocho cosas que no hacen bien, luego cuando les acuesto y se me pasa el enfado pienso, les regañaste porque tenias razon e intento que sean felices, pero creo que no diciendoles lo que hacen mal podemos perjudicarles mas adelante, la vida no es facil se que son pequeños pero deben de conocer que nunca se es mejor que nadie en nada solo que algunos hacen cosas mejores que otros… esto quizas no sea sicologia pero quien dijo que los niños vienen con un pan bajo el brazo, podrian venir con un libro de instrucciones porque cada dia me doy mas cuenta de lo dificil que es esto….

    clauvic
    23 abril, 2011 a las 11:33 pm
  5. Mi hijo pequeño tambien es así, yo sufro mucho cuando veo que sus amigos juegan tan ricamente y él está solito,aunque quiera hacer lo mismo.Suerte que tiene un amiguito que se brinda a hacerle jugar con el grupo, me ha dicho la psicologa que es una timidez extrema.Cuando vamos a los cumples y él está aislado mientras sus amigos juegan a mí se me parte el alma y he tenido que disimular para que las madres no me vean llorar porque si tengo un defecto es que me trago demasiado las cosas para mí.Un beso.

    carmesina
    31 marzo, 2011 a las 9:50 pm
  6. Comentaros que ya lo he imprimido!!! como no!!
    a mi me pasa lo mismo, soy muy exigente conmigo misma y quieras o no se lo transmito sin darme cuenta. Cuando veo los examenes en los que ha tenido despistes, bastante frecuentes por ir rapido y por falta de concentración o a veces por querer terminar,, me pongo de los nervios y cuando lo repasamos se enfada muchísimo y me dice que yo quiero que lo haga todo bien y que no pasa nada porque se haya equivocado!!!! y le tengo que explicarle que son fallos muy tontos y que el lo sabe hacer y con ello puede mejorar la nota, pero con un 8 ya se conforma !!! uf!! a veces me he preguntado si no le tengo que decir nada, pero pienso que se lo tengo que comentar. en fin, muy díficil!! tab tengo que decir, que sí k lo felicito cuando hace las cosas bien , intento acordarme y no caer en el error de repetirle lo que ha hecho mal!!!m, busco un equilibrio.
    En fin, me ha encantado el artículo y seguro que es de gran ayuda para muchos padres, besitos a todos!

    como
    31 marzo, 2011 a las 9:33 pm
  7. Mi hijo de siete años es un niño muy inseguro, cuando era muy pequeñito pensaba que era tímido (que algo es también) pero de lo que me doy cuenta es que es inseguro y que su autoestima no es muy alta. Procuro que piense siempre en positvo sobre el pero para su «desgracia» su hermano mayor y su hermana pequeña tienen una personalidad tan arrollante que el se siente inferior.

    En la urbanización donde vivimos ya he conseguido que tenga amigos y que salga a jugar con ellos pero en otros momentos le observo mientras juega el solito en el jardín y noto que está tan ricamente y tan feliz en su mundo interior.

    La verdad es que muchas veces pienso que el sufre y a mi me rompe el corazón ver su carita……..

    moni-shima
    31 marzo, 2011 a las 9:19 pm
  8. me a gustado mucho yo tambien me lo voy a imprimir,tambien tengo amigas que sus hijos siempre son los mejores,pero sabeis luego cuando no estan ellos son diferentes,yo a mis hijos tengo dos adolescentes y uno pequeño con los años e apredindo que se gana mas hablando que criticando y castigando,siempre intento alabar a mis hijo ,y si suspenden no les castigo le hablo y el proximo trimestre suelen subir de notas,entonces es cuando intervengo con las alabanzas ,tipo ves como puede eres un crack,esto funciona a veces .Pero tiene que ser constante ,y con el tiempo suelen contartelo todo,tienen mas confianza contigo,pero sino los alabas y hablas mucho con ello ,les exiges demasido,es verdad que son niños prepotente,y a la largo son niños inseguro y tienen miedo de sus padres,creo que no son niños felices.Querer mucho a vuestros hijos hablad mucho con ellos ,y todos os sentireis muy felices.

    viajera5
    31 marzo, 2011 a las 10:09 am
  9. Os recomiendo este libro: La autoestima de los niños se desarrollará adecuadamente si se los educa con coherencia, exigencia y cariño y ofreciéndoles unos modelos adecuados y atractivos que merezca la pena seguir.

    kalender
    30 marzo, 2011 a las 3:47 pm
  10. Me parece que este tipo de ideas, nos ayudan mucho, porque muchas veces tienes dudas de muchas cosas, si lo estarás haciendo bien o no, de todas formas, pienso que nos culapabilizamos demasiado y que todas los queremos que es lo importante y lo que al fina, al niño le llega, unas seremos mas blandas y otras mas duras, pero al final, madres.

    sonsolero
    30 marzo, 2011 a las 10:37 am
  11. Me parece que este tipo de ideas, nos ayudan mucho, porque muchas veces tienes dudas de muchas cosas, si lo estarás haciendo bien o no, de todas formas, pienso que nos culapabilizamos demasiado y que todas los queremos que es lo importante y lo que al fina, al niño le llega, unas seremos mas blandas y otras mas duras, pero al final, madres.

    sonsolero
    30 marzo, 2011 a las 10:37 am
  12. Que bueno, me ha encantado. Al final todo se reduce en tener una actitud positiva, interpreto yo resumiendo mucho muchísimo, y transmitir esa actitud positiva ante la vida a los niños. Me pongo a ello 🙂

    Ah, y me ha encantado lo de subrayar lo importante que es transmitir aceptación incondicional. Esa sólo te la dan pocas personas, y yo quiero ser una de ellas.

    kayak
    29 marzo, 2011 a las 7:41 pm
  13. la verdad es que, como habeis comentado, son cosas muy de sentido común y que deberiamos tenerlas presentes siempre, pero a la hora de la verdad es muuuuy dificil. Esto es una carrera de fondo, chicas, hay que recorrer un poquito cada día, y tener presentes estos consejos y releerlos de vez en cuando seguro que nos ayudan a hacerlo un poco mejor.

    naidu
    29 marzo, 2011 a las 6:20 pm
  14. pero hay cosas en las que es difícil encontrar lo positivo. Como en los partidos de fútbol de mi hijo Telmo, juega fatal. Y claro, al final en el coche siempre pregunta «¿he jugado bien?» Por supuesto que no le digo que de horror (aunque suele ser así, que hasta miedo me da que se le acerque el balón), siempre intento acordarme de algún buen despeje o saque de banda (en esto de los saques de banda es el amo, algo es algo!) pero luego le digo la verdad. Es que no le puedo decir que es bueno al fútbol, porque es que es malísimo. Y siempre termino recordándole que es un fiera en Matemáticas y Lengua. Y que esto sí que es importante.
    Así que por lo que veo no voy tan mal ¿no? Con las expresiones orales tampoco les digo que las han hecho y dicho bien hasta que lo hacen bien del todo.
    Es que veo a madres decir ciegamente a sus hijos lo bien que lo han hecho todo y me hacen dudar… Por supuesto que a Huguito (6 años) le digo lo estupendos que son sus dibujos siempre (el arte no tiene normas ¿no?) pero si ha hecho mal las sumas, pues me enfado!!!
    Gracias a todas porque esta es una de mis eternas dudas. El otro día lo comenté con otras madres y me miraron alucinadas. ¡Acabé con complejo de ogro comeniños!

    berra
    29 marzo, 2011 a las 4:40 pm
  15. Me parece todo super interesante!!! además de precioso,y coincido con las hadas anteriores que hay veces que esdíficil llevarlo a la práctica,y como bien decis esto al final se nos olvida llevarlo al día a día

    martica
    29 marzo, 2011 a las 4:13 pm
  16. A veces me he tenido que poner dura sinquerer con mis hijo s porque por las buenas no han prosperado, son de los que hasta que no le ven las orejas al lobo no hacen nada.

    carmesina
    29 marzo, 2011 a las 4:11 pm
  17. Primero de todo, me ha encantado el blog de Mónica. Yo creo que si no lo imprimo, tendría que hacerlo, porque son cosas para recordar a diario.

    Segundo: tema de Berra.
    Creo que siempre hay que decir la verdad, pero con matices, no quiere decir que puedas resaltar algo positivo que haya hecho la persona. Decir lo negativo de una forma leve (no te creas que lo tomaran de forma leve, porque una critica de mamá se entra como una daga en el corazon), asi que puede decirse de una forma light, dandole un enfoque positivo, y sino algo en lo que se puede enfocar para que no vuelva a ocurrir.

    ¿quieres que pensemos en formas que puedas hacer tal y cual cosa diferente para que salga mejor la proxima vez?
    ¿Pues esto del mural esta muy bien, la proxima vez quiza sea mejor no intentar borrar sobre el rotulador permanente que no sale y queda el borron… pero el contenido esta genial!!! Muy detallado y completo! A ver:
    + contenido = 10
    + dibujos un 8
    + colores un 9
    + limpieza del mural un 5
    + letra un 7
    + dedicacion un 11! Te has esforzado mucho! Y eso es muy importante tambien!

    En fin, hay miles de formas de dar critica de forma constructiva. ¿que te parece?
    besos:)

    varita-magica
    29 marzo, 2011 a las 4:10 pm
  18. Angope, verdad. Estoy totalmente de acuerdo con todo el post. Y no quiero pasar por alto lo último: «Cuida también tu autoestima de madre, tu autoestima personal… para que puedas apoyarle emocionalmente.» A veces nos volcamos tanto en los demás que nos descuidamos un poco las madres, y tenemos que estar bien y en armonía con nuestra vida para poder atender las necesidades emocionales de quienes nos rodean adecuadamente.

    desvelhada
    29 marzo, 2011 a las 4:04 pm
  19. para tenerlo a la vista diariamente, porque que pronto se nos olvida¡¡¡, es que no es tan fácil lo de ser papas verdad?

    angope
    29 marzo, 2011 a las 3:07 pm
  20. gracias por compartirlo con nosotras. La teoría está muy bien, lo que cuesta es ponerlo en práctica y sobre todo cuando los nervios están a flor de piel…. hay que contar hasta 10 antes de explotar!!!!

    terelupitalulu
    29 marzo, 2011 a las 3:00 pm
  21. Aunque no sea fácil de llevar a la práctica siempre.

    chifladita
    29 marzo, 2011 a las 2:00 pm
  22. Me lo voy a imprimir y a releer cada noche. Porque, si bien son cosas de sentido común o que aparentemente sabemos, qué fácil es olvidarlas en el momento necesario. Hay que esforzarse continuamente para hacerlo bien.
    De todos modos, siempre he tenido una duda: Cuando tu hijo hace algo mal y te pregunta qué tal lo ha hecho ¿qué contestas?. Por ejemplo después de un partido de fútbol o cuando han hecho un trabajo para el cole. Yo soy incapaz de mentirles. ¿Soy muy dura? Pero es que me veo incapaz de decirles que está bien cuando no es así. No soy una burra y se lo digo suavemente, resaltando lo que sí han hecho bien (siempre hay una parte bien hecha), pero no dejo de decirles lo que han hecho mal. Veo a muchas madres (casi todas) alabando por norma a sus hijos y me siento mal, creo que no lo hago bien, que igual es malo para la autoestima de mis hijos. Pero es que luego no me sale, no quiero tampoco que su persona y autoestima se base en un engaño. A veces me han llegado a decir: «pero que soy tu hijo, dime que lo he hecho bien…» Claro que cuando les digo que algo está bien, me creen del todo, ya saben que les digo la verdad. ¿Hago bien?

    berra
    29 marzo, 2011 a las 1:15 pm