Cómo cuidar la piel, el pelo y a los niños, en la piscina

El sol, el aire libre, la humedad y el cloro de las piscinas, pueden llegar a tener efectos incluso devastadores sobre el organismo, aunque fáciles de paliar si se siguen unos sencillos consejos y recomendaciones

El sol, el aire libre, la humedad y el cloro de las piscinas, pueden llegar a tener efectos incluso devastadores sobre el organismo, aunque fáciles de paliar si se siguen unos sencillos consejos y recomendaciones

Cómo disfrutar de la piscina sin riesgos

Quienes se bañan en piscinas públicas, comunitarias, balnearios o parques acuáticos pueden disfrutarlos con más tranquilidad si conocen sus efectos sobre la piel y el cabello -así como sus obligaciones y derechos al utilizarlas-, mientras quienes poseen una privada y tienen niños pequeños, no deben menospreciar jamás las alarmas infantiles, ya que esta mínima inversión puede salvarles la vida.

Y aunque existen numerosos modelos (pulseras, rayos infrarrojos…) los dispositivos más sencillos consisten en un flotador que se introduce en la piscina cuando se encuentra en calma, para que en el momento en que algo caiga en ella y se formen ondas en su superficie, suene una alarma en el interior de la casa que avise del peligro.

Precauciones y cuidados corporales de la piel y del cabello, en la piscina y el mar 

El pelo 

El cloro reseca el pelo, por lo que si se acude diariamente a la piscina conviene efectuar una mascarilla capilar semanal que lo nutra. Con rociar abundantemente el cabello con aceite de oliva, cubrirlo con un gorro de plástico y esperar un par de horas para lavarlo será suficiente.

Además, las aguas cloradas pueden volver de color verde algunos tintes, por lo que durante los meses de verano conviene teñirse con productos naturales (tipo henna), protegerse con sprays específicos, o cubrir la cabeza con un gorro antes y durante el baño.

La piel 

Jamás debe tomarse el sol sin protección, no sólo porque la piel, al tener memoria, envejece antes y desarrolla manchas, sino porque la incidencia de cáncer cutáneo en países cálidos va en aumento año tras año.

Asimismo, una vez determinado el tipo de protección adecuada (según el color de la piel, si se trata de niños, etc.) esta barrera debe mantenerse; es decir, si se necesita protección 20 no debe finalizarse el verano utilizando protección 5… “porque ya estoy moreno”. 

Para establecer una norma general, nadie debería tomar el sol con protección inferior a 18, y siempre resistente al agua. También es muy conveniente utilizar bronceadores antialérgicos y anticomedogénicos (evitan granos).

Aunque lo ideal es extender el bronceador ya media hora antes de la exposición solar, lo que si resulta imprescindible es reutilizarlo en cuanto se absorba, lo que dependiendo de si se tiene la piel grasa o seca, dará una media ineludible de cada 90 minutos. En zonas más sensibles como el escote, los senos, las orejas, la nariz y los hombros, resulta muy recomendable poner una capa más gruesa de crema.

Pero si lo que se quiere es conservar una piel sana y delicada, lo ideal es tomar el sol únicamente durante el baño, al secarse, paseando, y nunca entre las doce y las cuatro, así como evitar exposiciones estáticas y prolongadas, enormemente perjudiciales.

Y si tiene la suerte de bañarse en piscina de agua de mar, una vez a la semana no debería ducharse ni enjuagarse el pelo hasta el día siguiente, ya que este líquido salobre combate las bacterias perjudiciales de su organismo y respeta las beneficiosas… al contrario que los antibióticos que las eliminan todas.

Obligaciones de los parques acuáticos, piscinas privadas y públicas, y balnearios 

Quien se baña con asiduidad en piscinas comunitarias o públicas, debe conocer sus derechos y normas, los procesos de mantenimiento y limpieza apropiados para que el agua sea apta, que consisten básicamente en los siguientes:

  • En todas ellas deben exhibirse en lugares perfectamente visibles las normas de utilización, el horario y los precios vigentes. 
  • Deben contar como mínimo con un Asistente Técnico Sanitario (o DUE) y con un socorrista (o Técnico de Salvamento Acuático). Pero si el aforo es muy grande o existen varios vasos (de adultos y de niños) alejados entre sí, estos profesionales deberán multiplicarse proporcionalmente. 
  • Constarán de un botiquín para accidentes, pero si su aforo es grande, además de algodón, gasas esterilizadas, vendas, alcohol, agua oxigenada, solución yodada y algún antihistamínico, deberán tener camillas, bala de oxígeno con mascarilla y abrebocas, pinzas de disección, tijeras curvas y material de sutura, agujas, jeringas, guantes desechables, tablillas para inmovilización o material homologable a los analgésicos y desinfectante de manos. 
  • Los trampolines y los toboganes están prohibidos, salvo en piscinas de competición o en parques acuáticos, respectivamente.
  • Deben disponer de hojas de reclamaciones. Además,  la conservación,  mantenimiento de la piscina y su limpieza debe de estar reglado claramente y constar por escrito todos los procesos de cuidado que se practican con las firmas de los técnicos o personas responsables. 
  • En urbanizaciones o comunidades de propietarios, éstas serán las responsables del cumplimiento de la normativa. 

Obligaciones, para no molestar a los demás, de los bañistas y niños en las piscinas 

Pero los usuarios también tienen obligaciones que cumplir a la hora de acudir a este tipo de piscinas:

  • Deben llevar gorro de baño si lo requieren las normas de utilización. 
  • Están obligados a mantener limpias las instalaciones utilizando las papeleras al efecto. 
  • Tienen prohibido el paso al recinto, no sólo al baño, los usuarios que padezcan una enfermedad infecto-contagiosa (hongos, por ejemplo).
  • Deben comer y beber en las zonas acotadas para ello. 
  • No pueden ir acompañados de animales. 
  • Es obligatorio ducharse antes de cada baño. 
  • Su comportamiento no debe molestar u ofender a otros bañistas, para lo que, por ejemplo se mantendrá un volumen bajo en la radio (y mucho mejor si se prescinde de ella), o se evitará el toples, si así lo especifican las normas de uso. 

Derechos higiénicos y sanitarios al disfrutar del agua, y precauciones ante un accidente 

Por último, si se pasa el verano en un recinto acuático, se tiene derecho a exigir unas condiciones higiénico-sanitarias adecuadas (tanto del recinto, como de los profesionales o de otros usuarios), y a comunicar cualquier irregularidad a los responsables de subsanarlas.

Si tienes cualquier duda en cuando a la calidad del agua, recuerda que desde el Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, por el que se establecen los criterios técnico sanitarios de las piscinas están los datos oficiales.

Y si se sufre un accidente en una piscina, parque acuático o balneario, y se reciben las primeras curas en ellos, se debe conservar la entrada, pedir que realicen un informe por escrito y guardar una copia del mismo, por si surgieran complicaciones posteriores.

 

Deja un comentario