Campamentos de verano en inglés

Cuando llega el verano no puedo evitar recordar las mil y una aventuras que he podido tener en los campamentos de verano que he asistido. Desde muy pequeña, mis padres me enviaban cada año a pasar parte de mis vacaciones en las colonias de verano. Siempre que oía eso de colonias no podía evitar una sonrisa :)...

Cuando llega el verano no puedo evitar recordar las mil y una aventuras que he podido tener en los campamentos de verano que he asistido. Desde muy pequeña, mis padres me enviaban cada año a pasar parte de mis vacaciones en las colonias de verano. Siempre que oía eso de colonias no podía evitar una sonrisa :)…

Cuando llega el verano no puedo evitar recordar las mil y una aventuras que he podido tener en los campamentos de verano que he asistido. Desde muy pequeña, mis padres me enviaban cada año a pasar parte de mis vacaciones en las colonias de verano. Siempre que oía eso de colonias no podía evitar una sonrisa 🙂

No se me olvidará la primera vez que fui y tuve que dormir fuera de mi casa. La verdad es que lo recuerdo del mismo modo que el primer día de colegio (un horror). Pero, ya sabemos cómo son los niños, al día siguiente ya tenía hecha la pandilla y ya estaba contenta y feliz.

Lo que más me gustaba, eran todas las actividades para niños que se realizan en los campamentos: tiro con arco, piragüismo, senderismo, descenso de cañones y los típicos juegos de campamento que podría enumerar sin llegar a su fin.

Tiempo después, y como se ve que no podía pasar un verano sin ir a un campamento, comencé a trabajar de monitora. Me resulto muy divertido estar en el otro lado y ver a los niños hacer todas las travesuras que hacía yo de pequeña. Muy didáctico también.

Ahora estoy en otro momento de mi vida. Tengo una hija de 4 años, Lucía. El verano pasado tuvo su primera experiencia. Aunque conozco un montón, para elegir a cuál enviarla, estuve mirando por Internet y finalmente di con este buscador de campamentos que me pareció muy original y, sobre todo, con mucha información detallada. En esta ocasión me decidí por uno de los muchos campamentos de verano en inglés que se organizan en España. Con la importancia que se le está dando al conocimiento de una segunda lengua, pensé que si desde pequeña comienza a oír hablar en inglés en un entorno lúdico, con ello se favorecería su interés por aprender y le resultaría más sencillo aprenderlo.

Tras la experiencia el campamento de verano en inglés y hablar con mi hija sobre si quería volver al año siguiente, la respuesta fue un sí rotundo. Veo que lo lleva en los genes y me alegra pensar que, cuando las obligaciones laborales no me lo permiten, ella está divirtiéndose y en buenas manos.

Deja un comentario

Últimos comentarios (1)

  1. Tiene buena pinta ese campamento

    mujerfatal
    3 marzo, 2016 a las 4:38 pm