,

Consejos de alimentación para mamás durante la lactancia

Consejos de alimentación para mamás durante la lactancia

Hoy en día disponemos de muchísima información acerca de la lactancia materna, ya que es un tema de salud que nos preocupa mucho a las mamás. Pero quizá tengamos algunas dudas sobre cuál es la forma más correcta de alimentarnos durante este tiempo, qué alimentos son los más adecuados, cuáles no...

Uno de los aspectos más olvidados de la lactancia es la alimentación de las mamás. Está claro que los bebés tienen asegurado el aporte de nutrientes, la hidratación, la energía y las calorías justas cuando se alimentan con leche materna, pero ¿qué hay de nosotras?

Durante este período disponemos de poco tiempo para cocinar, estamos cansadas y, además, sufrimos ataques de sed y hambre que nos hacen devorar lo primero que nos encontremos en la nevera. Por eso es muy importante una correcta planificación de la alimentación de la madre durante la lactancia, que además nos facilitará mucho las cosas en el día a día del cuidado de un bebé.

Cocina y guarda

Todo el mundo te dice que aproveches para dormir cuando el bebé duerme y eso está muy bien, pero... ¿también cocinamos cuando el bebé cocina? Fuera de bromas, una buena planificación es esencial a la hora de proveer la mesa familiar. Cocina en tus ratos libres, pide ayuda a familiares y amigos, etc. Usa el congelador para guardar, te recomiendo que hagas suficientes raciones para que puedas ir sacando según necesites.

Snacks saludables

Ha sido dando el pecho cuando he sentido los ataques de hambre más voraces de toda mi vida! Y normalmente con un bebé en brazos tu movilidad es muy limitada y no puedes preparar algo "decente" así que acabas atacando unas galletas o cualquier otra cosa poco aconsejable... Así que mi truco es preparar de antemano snacks saludables y fáciles de alcanzar: unos tuper con fruta fresca cortadita en la nevera como por ejemplo piña o mandarinas, cuencos con frutos secos pelados, pulguitas de pan con pavo o jamón, etc. Te aseguro que funciona!

Hidrátate bien

Bebe mucha agua, ya que lo vas a necesitar para producir leche correctamente. También alguna infusión como té verde, bajo en cafeína, o manzanilla será muy adecuada, ya que además tienen un sabor agradable y ayudan a eliminar toxinas.

Dieta variada y saludable

No te compliques: platos sencillos y sanos, los de toda la vida. Potajes de legumbres, sopas de verduras, carnes magras al horno o a la plancha, verduras de mil maneras, lácteos en cantidad, fruta fresca de temporada... Hay mil opciones para comer rico, sano y fácil.

Disfruta de la cocina

¿Te aburre cocinar siempre lo mismo? Indaga un poco en internet, los canales de cocina o algún libro. Estoy segura de que encontrarás algo que te guste y te animes a cocinar. Vas a pasar mucho tiempo en casa con el bebé, así que la cocina es un lugar estupendo en el que relajarte y entretenerte. A mí me encanta! Y si eres novata empieza por lo básico, ya verás cómo poco a poco te vas enganchando.

O platos preparados

Vale, si la cocina no es lo tuyo de ninguna de las maneras, siempre hay una madre, suegra, amiga o amigo dispuesto a echarte una mano y hacer de cocinero por una temporada. También puedes encontrar algún lugar de comida casera preparada pero, ojo! La calidad es muy importante y no es lo mismo una buena comida preparada al estilo casero que cualquier precocinado de mala calidad. 

Concédete algún capricho

Está claro que te lo mereces! Disfruta sin pasarte de un trozo de chocolate negro, un bizcocho casero (yo le añado canela o té matcha al clásico de yogur de toda la vida) o un helado. Pero vigila que sean una excepción, o de lo contrario sumarás calorías innecesarias que se transformarán en grasa acumulada ya sabemos donde...

Así que a alimentarse bien para alimentar bien! Con un poco de ayuda y organización te resultará sencillo. ¡Ánimo!

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas