,

Lo Bonito de Tener Fe Y Esperanza

Lo Bonito de Tener Fe Y Esperanza

La fe y la esperanza en nuestros corazones puede hacer que nuestra visión cambie totalmente, mantenernos conectados con el amor y lograr sortear las más oscuras dificultades.

Cuando tienes confianza en el proceso de la vida, fe en Dios y esperanza en la vida, todo lo que te ocurre comienza a tener sentido, aprendes de cada circunstancia y puedes enfrentar con paciencia, comprensión y bondad cada cosa aparentemente “mala” que te ocurra. Es una especie de energía vital que te refuerza, que te nutre y permite que cada día seas mejor. Por eso es tan importante que aprendamos a desarrollar esa fe que todos tenemos dentro pero que muchas veces se ve dormida entre el desánimo, el miedo, la incertidumbre y el día a día.

Es un trabajo que deberás hacer progresivamente, pero siempre constante para que cada día esa fuerza de voluntad, crezca inmensamente y logres grandes resultados tanto en tu interior, en tu forma de pensar y de sentir como en tu exterior. Porque te aseguro que nada llama más la atención de tu mundo alrededor que una persona llena de optimismo, de fe y esperanza.

Claves para Aumentar Tu Fe

Algunos consejos que podemos darte para renovar tu fe y mantener siempre el entusiasmo por la vida, te presentamos a continuación, sin embargo, siempre será una hermosa tarea de cada día, de cada segundo y de cada pensamiento que tengas.

1.- Alimentar la fe: puedes nutrir tu fe leyendo y escuchando la palabra de Dios, porque en cada una de sus palabras hay inmensa sabiduría y luz. En esa lectura encontrarás valiosas lecciones que podrá hacerte reflexionar, aconsejarte para tu vida, y de hecho ir aumenta esa lucecita en tu interior que es la fe en tu corazón.

2.- El perdón y el arrepentimiento: muchas veces hemos cometido errores graves pero de los cuales no hemos aprendido ni hemos realizado lo necesario para enmendarlos. Es indispensable para que tu fe empiece a crecer que te sientas libre de estos sentimientos, que comiences a perdonar y dejes entrar el arrepentimiento en tu vida. Una vez que puedas sentirte más puro, podrás comenzar a nutrir tu fe.

3.- El agradecimiento: una parte importante de la fe es poder reconocer y valorar todo lo que Dios nos ha dado, para ello debes estar profundamente agradecido con lo que tienes y lo que vives. Así que no dejes pasar un día sin agradecer lo hermoso que es tener la oportunidad de Vivir.

4.- Amar: el amor es el mayor símbolo de Dios, el mejor camino para llegar a él. Por tanto, comienza a sentir amor por todo lo que te rodea, incluso por aquello que aparentemente te está haciendo daño (busca su lado de amor y bendícelo), verás cómo el amor, ayuda a fortalecer tu fe.

5.- Deja de pensar y empieza a sentir: a veces son nuestros propios pensamientos los que entorpecen nuestra visión, así que deja que las cosas fluyan y confía. Ten fe y no entorpezcas las cosas buenas que deben llegar para ti.

6.- Pon atención a los mensajes de Dios en tu vida: el Señor se revela de muchas maneras  y debes estar siempre atento para poder divisar sus mensajes. Muchas veces al estar inmersos en antas ocupaciones y preocupaciones nos perdemos de hermosos regalos que Dios manda a nuestra vida.

7.- Refleja tu fe en las acciones: la fe es acción, no sólo debes dejarla en los pensamientos, siempre actúa con una confianza imbatible para que veas los resultados.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas