,

Un viaje al trabajo

Una experiencia que tuve cuando viajaba al trabajo.

Me llamo Janeth, y aunque crecí en un hogar altamente moralista, soy una mujer que le gusta desinhibirse en algunos aspectos. En cuanto al sexo se refiere me gusta dar todo de mí, pero también me gusta que me den lo que pido. Pero sobre todo me he dado cuenta que me gusta que me dominen.

Me considero de buen cuerpo así como de bonita cara, tengo el cabello hasta los hombros, de ojos negros, tez clara, labios pequeños y de facciones algo estilizadas. No tengo mucho busto, 85 mide, pero mi cintura de 65 y 100 de cadera compensan lo anterior. Además, me gusta vestir de manera sexy, sin llegar a lo vulgar. Normalmente me visto de pantalón de vestir ajustados, con tanga y blusas de licra o blusa con botones al frente para que se note mas mi busto.

Cuando viajo a mi trabajo, normalmente lo hago por metro y en la sección de mujeres. Pero cuando ando en algunos días de excitación, me gusta viajar en donde sea, sobre todo para que me manoseen los hombres. En ese aspecto me gusta muchísimo el faje y sobre todo si es algún desconocido.

Me acuerdo que un día que tenía que llegar temprano a mi trabajo me levante muy excitada, ya que el día anterior mi novio no pudo cumplirme (raro en él) y la masturbación no alivio mi deseo. Así que me vestí con una blusa azul cielo de botones enfrente algo ajustada, con pantalón de vestir negro, eso si, demasiado ajustado que aun cuando era negro se notaba la tanguita que traía puesta, que por cierto era de color rosa, y unas zapatillas del mismo color que mi blusa.

cams porno
videos travestis
fotos porno
videos incesto
porno gay
videos lesbianas
comics porno
videos hentai
chat sexo
videos zoofilia
webcam xxx
relatos eroticos

Llegue temprano a la línea rosa, subí en la estación de Zaragoza y decidí hacer el viaje hasta Insurgentes. No había mucha gente, pero si lo suficiente como para que me dejaran parada cuando entre al vagón. Ya adentro revise el lugar con un vistazo rápido para ver a donde acomodarme, pero fue inútil en la siguiente estación entro tanta gente que me empujaron hasta la esquina del vagón.

A un lado mío estaba un hombre que desde el mismo principio vi que me miraba mucho. No le di importancia y comencé a mirar por la ventana de la puerta. En eso sentí que algo tocaba la parte exterior de mi glúteo, disimuladamente baje la vista para ver que era y percate que era la mano del hombre, que por cierto no estaba nada mal, aunque ahora que lo pienso, quizás lo vi guapo por lo excitada que estaba. No hice caso y deje que me tocara un poco mas de tiempo.

Pero en la estación siguiente volvió a entrar gente y el tipo uso eso de pretexto para acomodarse y empujarme hacia delante y así el quedar atrás. No hice mucho por acomodarme, él ya lo había hecho por mí.

Comencé a sentir que su miembro comenzaba a crecer mientras mis nalgas lo frotaban con el movimiento del metro. En eso, sentí toda su mano en mi nalga derecha, sentí como me la frotaba y me la apretaba. Ya antes había sentido algo así, pensé que seria como siempre, pero lo que siguió me encendió muchísimo.

Con voz baja me susurro al oído que me bajara el cierre de mi pantalón, yo quede petrificada, nadie me había pedido algo así y menos en medio de tanta gente, así que la verdad sentí como mi parte se comenzó a mojar, el cierre del pantalón lo tenia en la parte trasera, así que lo que tenia que hacer era solo bajarlo, pero los demás mirarían lo que estaba haciendo, además, no había mucho espacio para mover los brazos hacia atrás. Así que hice como la que no lo había oído. Pero el tipo, como vio que no hice caso, me pellizcó el glúteo muy fuerte. Yo casi grito por semejante pellizcon, pero aguante el dolor. Un segundo pellizco hizo que me moviera bruscamente pero sin alejarme del tipo. Yo en realidad estaba muy excitada, el dolor era muy poco a comparación de la excitación que tenia. Un tercer pellizco me hizo gemir un poco, pero no lo suficiente como para que voltearan a verme los que estaban cerca. Como no quería que me volviera a pellizcar tuve que bajarme el cierre del pantalón, así que como pude moví los brazos y con esfuerzo me baje el cierre del pantalón, pero seguía abotonado.

Llegamos a la siguiente estación y se bajo un poco de gente así que me separa un poco del tipo, pero lo hice con la mala intención de que me viera la tanga y viera lo que no iba a tener. Pero en la siguiente estación entro de nuevo gente y me volví a estrujar junto al tipo. El no perdió nada de tiempo y me metió la mano dentro del pantalón. Sentía como me tocaba los glúteos, y poco a poco comencé a sentir un dedo cerca de mi ano. Lo movía tan rico que sentí que casi llegaba al orgasmo.

Yo no sabia si había otros viendo este espectáculo, si así era no me percate, la excitación, su dedo en mi ano y su miembro viril estrujando mis nalgas estaban a punto de que yo llegara al orgasmo. Pero en eso, antes de que llegara a mi destino, pensé que qué estaba haciendo con su otra mano y en eso comencé a sentir muy caliente las nalgas, como si me hubieran derramado agua. El tipo se había estado masturbando que no aguanto y me eyaculo en las nalgas, por encima del pantalón.

Llegue a mi destino: Insurgentes. Así que salí de inmediato tratando de levantar el ziper del pantalón, cosa que tarde en hacer. No llegue al orgasmo desgraciadamente, así que me uve que aguantar hasta en la noche en el que ya había hecho cita con mi novio.

Me dirigí a mi trabajo, pensando que llegaría temprano, pero olvidando que tenia el trasero lleno de semen y que obviamente se notaba mas de la cuenta por el pantalón negro que llevaba puesto.

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas