,

MEDICINA NATURAL EGIPCIA

MEDICINA NATURAL EGIPCIA

La medicina natural, ha sido a lo largo de la historia protagonista en distintas civilizaciones y culturas, hasta llegar a nuestros días, siendo en la actualidad igualmente reconocida.

La medicina natural, ha sido a lo largo de la historia protagonista en distintas civilizaciones y culturas, hasta llegar a nuestros días, siendo en la actualidad igualmente reconocida. Una de estas civilizaciones fue la del Antiguo Egipto, donde la medicina estaba muy repartida, abundando los médicos, que se preparaban para una sola especialidad, por lo que era fácil encontrar médicos para la boca y dientes, médicos para el cuerpo o médicos de dolencias internas, etc. Los médicos egipcios, se aplicaban en el estudio de porqué enfermaban y fallecían. Perseguían sanar enfermedades y lo llevaban a la práctica mediante magia y sobre todo con remedios naturales, analizando toda clase de plantas para averiguar cuáles curaban y cuales mataban.

El Papiro de Ebers

Estos conocimientos médicos han llegado a nosotros a través de papiros en los que se representan estos descubrimientos de la medicina natural egipcia. Gracias a papiros como el de Ebers, uno de los más importantes y relevantes en el campo de la medicina de esta civilización, se descubren toda clase de remedios para distintas dolencias o enfermedades, elaborados a partir de productos como: cebollas, lechuga, hinojo, miel ajos o cacao. Así como la combinación de elementos como el plomo, cobre o antimonio para la elaboración de engüentos curativos. Además, en este papiro se describe la creencia que mantenían los habitantes de Egipto de aquella época, en el equilibrio natural del cuerpo, entre mente y espíritu, para recuperar la salud.

Antídotos naturales para distintas dolencias y enfermedades

El uso de plantas medicinales para la preparación de antídotos médicos, estaba muy extendido, por lo que no era raro encontrar soluciones para cualquier tipo de dolencia o patología. Las plantas más utilizadas, según la información rescatada del papiro de Ebers para la preparación de estos antídotos naturales eran: hinojo, tomillo, romero, mirra, incienso o cardamomo entre otros. También es sabido gracias a esta fuente de información, que entre las distintas enfermedades que se daban en aquella época, destacaban episodios de artritis, problemas de intestino, mal de cabeza, mal estar durante el embarazo o situaciones como mordeduras de distintos animales, fracturas o quemaduras. También se describe un cuadro donde se dan distintas dolencias en el cuerpo, antes de provocar su muerte, por lo que se supone, que podrían ser los síntomas de un infarto de miocardio.

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas