,

La ruta de las casas indianas

La ruta de las casas indianas

Existe un lugar en el norte de España en el que el paisaje de ensueño se ve salpicado por verdaderas casas de cuento, que encierran historias de éxitos, fracasos, viajes y recuerdos.

Siempre me han encantado las casas indianas. En mis veraneos en Galicia recuerdo que me llamaban poderosamente la atención estas casas con una estética como de cuento que, en muchos casos, presentaban un notable abandono, lo que tal vez las hiciese más encantadoras todavía.

Pero ¿qué son las casas indianas? ¿Por qué se llaman así? En realidad se trata de verdaderas mansiones que los emigrantes que se fueron a hacer las Américas a finales del siglo XIX y principios del XX construyeron a su regreso en su querida y añorada tierra natal. Lógicamente, aquellos a los que les fueron las cosas bien e hicieron fortuna (en muchos casos enormes fortunas).

El estilo de las casas era siempre llamativo, incluso ostentoso, para que todos supiesen lo bien que les había ido en su aventura americana. Generalmente los indianos eran hombres jóvenes, ya que la edad media de los emigrantes por aquel entonces era de 15 a 18 años. Así que todavía les quedaban muchas ganas de disfrutar de la vida, y estas casas reflejan un verdadero espíritu de bon vivant: salones de baile, de reuniones, grandes comedores, terrazas, jardines, cenadores, paseos... Sin embargo, no todo era presumir, ya que los indianos también invirtieron en escuelas, centros cívicos, etc. para disfrute de sus paisanos.

En un reciente viaje en familia he podido disfrutar más todavía de estas casas, ya que nos alojamos en una de ellas, reconvertida en un delicioso hotel. Y es que la costa norte de nuestro país está salpicada de casas indianas: desde Galicia a Cantabria.

En concreto nos alojamos en el hotel Villa Rosario, frente a la playa de Santa Marina en Ribadesella (Asturias). Este rincón de la costa asturiana es una verdadera maravilla, ya que el mar y la montaña están solo a unos pocos kilómetros de distancia por lo que se pueden hacer un montón de planes geniales. El hotel fue construido en 1914 por un emigrante de Cangas de Onís que marchó a Cuba e hizo fortuna allí como almacenista de tabacos. A su regreso a Ribadesella construyó este precioso palacete en la zona de moda donde la aristocracia y burguesía de la zona ya había edificado algunas mansiones de veraneo, convirtiendo el pueblo en un referente del turismo de playa más distinguido.

Visitamos también en los alrededores al pueblo de Colombres, en el que se encuentra la Fundación Archivo de Indianos, una casa-museo espectacular que cuenta la historia de la emigración asturiana a Latinoamérica. Se aloja en la Quinta Guadalupe, una casona impresionante que todavía conserva parte de su mobiliario original. En este pueblo de Colombres, declarado Pueblo Ejemplar del Principado de Asturias en 2015 por SS. MM. Los Reyes, se encuentra la Ruta de las Casas Indianas, con un agradable recorrido que puede hacerse perfectamente a pie. Entre las casas de la ruta está una en la que se grabó la serie "La Señora" de TVE.

Otro pueblo cercano singular por sus casas indianas es Llanes, con un precioso puerto pesquero. También es muy conocido por sus localizaciones en series y películas como "El Abuelo" de J.L. Garci o "El Internado".

Os animo a hacer una escapada a esta preciosa tierra y descubrir las historias que guardan estas casas de ensueño. ¡Os aseguro que os van a sorprender!

 

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas