,

Mi último capricho gastro en Madrid

Mi último capricho gastro en Madrid

Parece ser, por esas cosas que tiene el destino, que la gastronomía se ha unido, en los últimos tiempos a mi pasión, ya conocida por todas vosotras, la decoración. Ya también parece ser que ha venido para quedarse, porque de un tiempo a esta parte el mundo de la cocina, la gastronomía, la nutrición y la...

Parece ser, por esas cosas que tiene el destino, que la gastronomía se ha unido, en los últimos tiempos a mi pasión, ya conocida por todas vosotras, la decoración. Ya también parece ser que ha venido para quedarse, porque de un tiempo a esta parte el mundo de la cocina, la gastronomía, la nutrición y la alimentación están pegando tan fuerte en mi vida que, sin llegar a desbancar a la decoración, están hacendo temblar los cimientos de mis intereses muy mucho.

Bueno, al grano, que acabo de descubir en Madrid un local de esos que merece la pena que os cuente porque es, simplemente, delicioso. Se trata de un ultramarinos de los de toda la vida (me encanta que se rescaten tanto conceptos como materiales, usos y estilos antiguos), pero es un ultramarinos chic y muy especial, porque además de fruta orgánica (en una zona de frutería exquisita), alimentos de primerísima calidad nacionales e internacionales y comida casera para llevar, también puedes tomar un vermutcito, un aperitivo, comer o cenar.

Es Ultramarinos Quintín, en pleno barrio de Salamanca, en la calle Jorge Juan 17, esquina Lagasca, el hermano pequeño de El Paraguas y Ten Con Ten (de la mano, como los otros dos, de Sandro Silva y Marta Seco) y nace con una vocación cosmopolita y retro a la vez, una mezcla que me chifa. Además, el ambiente, dividido en dos plantas, con ladrillo visto, mobiliario de madera, una bóbeva acristalada con una viguería blanca, tiene encanto a raudales. Se trata de un sitio de moda, que siempre está lleno y, sin embargo, es acogedor y muy muy cálido. Con una carta de cocina sencilla, con reminiscencias asturianas, pero sabrosa y auténtica. Una tentación, vaya. Os recomiendo a las que podáis que os acerquéis y a las demás, os dejo estas imágenes para abrir boca.

ultramarinos_quintin04

Esa gran barra corrida de madera rústica, como las mesas, el suelo y la viguería...

ultramarinos_quintin03

La zona de frutería orgánica, de panadería y de quesos, embutidos y confituras...

ultramarinos_quintin05

La zona de bar, con sus taburetes vintages, sus vitrinas antiguas, los enormes ventanales, el altillo del segundo piso donde se vislumbra el restaurante...

ultramarinos_quintin05

Las mesas tan coquetas y los expositores retro, que, unidos al ladrillo visto, le dan un aire entrañable y cosmopolita a la vez...ultramarinos_quintin08

La entrada, con su vitrina estilo gótico de madera pintada, que contiene exquisitas delicatessen para comer y beber, en contraste con el humilde bambús de los silloncitos. Un mix lleno de encanto...

ultramarinos_quintin02

Toda clase de frutas y hortalizas primorosamente expuestas, con ese aire de rústico chic tan especial...

ultramarinos_quintin00-760x506

Y para finalizar una curiosidad, como en todo buen ultramarinos que se precie se paga en caja, a la salida. En fin, espero que os haya gustado.

Ultramarinos Quintín. Jorge Juan, 17. 28001 Madrid. Tel. 91 786 46 24

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas