Loca al volante de un Mercedes

Loca al volante de un Mercedes

Pese a tener un fin de semana agitado, para allí que me fui el domingo con mis hijas. Me sorprendió muchísimo la organización del lugar, donde nada más llegar nos identificamos y nos dieron unos tarjetones que serían nuestro salvoconducto para pasar un día en las instalaciones de Fundaland. Al llegar coincidí con...

Pese a tener un fin de semana agitado, para allí que me fui el domingo con mis hijas. Me sorprendió muchísimo la organización del lugar, donde nada más llegar nos identificamos y nos dieron unos tarjetones que serían nuestro salvoconducto para pasar un día en las instalaciones de Fundaland. Al llegar coincidí con Juanyada, así que el día prometía ser muy Charhadil junto a más hadas.

Primero de todo debíamos apuntarnos a probar el modelo que quisiéramos de la marca Mercedes ¿El que quiera? Wow, pues yo elegí el más grande, la monovolumen de la clase V de Mercedes de 8 plazas. Así que apunté a mis hijas a distintos talleres y las dejé dando brincos en las colchonetas elásticas, mientras que a mi me tendían las llaves de un cochazo.

20140928_131747

Primero miedo ¡pavor! Luego nervios e incluso risita histérica de esa tonta que se te pone y no la puedes evitar, pero como a mi no se me pone nada por delante me subí al coche y arranqué. Conmigo venía un empleado del grupo Itra Mercedes que en todo momento me estuvo indicando cómo funcionaba el coche, pues son muchas las mejoras que dispone y quería probarlo todo. Lo más impresionante fue probar el aparcar automáticamente ¡qué sensación! El volante gira solo y maniobra para dejártelo perfectamente aparcado en el hueco. Aunque a mi lo que más me gustó es el sistema de retención de la frenada cuando paras en cuesta, ya no tienes que hacer más juego de freno de mano para arrancar en cuesta.

Una vez devuelto el coche a su sitio, con todo el dolor de mi corazón y pese a que nos hacían un precio especial, me reincorporé a las actividades que estaban haciendo mis hijas. Las encontré en el taller de máscaras, estaban allí junto a los hijos de Kayak y, aunque aun por entonces no lo sabía, también estaban junto a los hijos de Dunekrap, je je je. Menos mal que al final de la jornada ya nos identificamos como usuarias de esta estupenda web.

20140928_131546

Las actividades fueron un no parar, de una a otra casi sin descanso “correee mamá que ahora toca estoooo” y para allí corriendo. Me encantaron las instalaciones y la organización, el lugar es precioso, y, aunque el día no acompañaba, estuvimos fenomenal. Tuvimos a nuestra disposición columpios, pistas de padel y futbol, camas elásticas, rocódromo, tiro con arco, talleres de máscaras, botes de sal, pintura y cocina, baile … ¿veis como no nos aburrimos?

CYMERA_20141002_082850

Mientras las niñas disfrutaban de sus talleres, yo disfruté de la compañía de Holly Golightly con sus preciosos niños ¡Qué mayor Pablo! Y ¡Qué requeterica Elena!, y de mi ya amiga Kayak con un Kayakito muy mayor que participaba en talleres junto a mis hijas y con una Pocahontas que está para comérsela. Ah, os diré que de Pocahontas nada, que disfruta de una rubia melenita llena de bucles rizados que está para comérsela.



escalada

Como el día fue largo, también pudimos saborear un tentenpié con una puesta en escena de lo más divertida ¿qué me decís de las minicajas de pizza? ¿o del ketchup y la mostaza en tamaño unidosis?¸ incluso podían tomar algodón de azúcar o brochetas de nubes.

CYMERA_20141002_083001

Y terminamos la jornada con un baile en el que niños, mayores y monitores movieron sus caderas al divertido ritmo de la música.

20140928_125812

20140928_163012

Por lo que he leído habían más haditas por aquí ¡Para la próxima me pongo una chapa con mi nick para que se me reconozca a la primera!

Pero no me quiero despedir sin contar un poquito de Fundaland, pues me gustó tanto el sitio que busqué más información en internet, llevándome la sorpresa de que el lugar pertenece a una fundación cuyos fondos son revertidos en la Fundación Carmen Pardo-Valcarce para obra social.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas