,

Cómo convertir un abrigo viejo en un disfraz de zorro

Cómo convertir un abrigo viejo en un disfraz de zorro

No hace falta que estemos en Carnaval o en Halloween para disfrazarnos. En cualquier momento del año, a los peques les encanta abrir el armario, ponerse su disfraz favorito y de...

No hace falta que estemos en Carnaval o en Halloween para disfrazarnos. En cualquier momento del año, a los peques les encanta abrir el armario, ponerse su disfraz favorito y dejar volar su imaginación. Hoy vamos más allá gracias a esta idea que hemos encontrado enthepapermama.comy que no hemos podido resistirnos a publicar. Le queremos dar las gracias a esta madre por publicar su idea y enseñarnos cómo, de manera muy fácil, podemos convertir un abrigo viejo de nuestras hijas en un original disfraz casero de zorro. Incluso no hace falta que sea un abrigo viejo.

Con este paso a paso podemos darle un aire diferente y divertido al abrigo de nuestras hijas, para que puedan dejar volar su imaginación todos los días. Además, ahora que están tan de moda los gorritos cool para el invierno imitando animales…¡esta idea nos viene que ni pintado! Los materiales que necesitamos para este disfraz casero son, en primer lugar, un abrigo 3/4. En este caso la madre ha usado uno rojo, pero podría servir en cualquier color. Luego necesitaremos fieltro mismo color a ser posible que el abrigo, fieltro de color blanco o "hueso, una de lana blanco (podemos quitársela a un viejo jersey o sudadera, tijeras y máquina de coser o aguja e hilo.

Lo primero es recortar las piezas de fieltro. Con un lápiz dibujamos lo que serán las oreja, la cola y la parte de la tripa del zorro. En este caso nuestra cola tendrá 4 piezas (2 largas rojas y dos blancas para rematarla), las orejas tendrán dos triángulos rojos y uno blanco cada uno y la tripa serán dos piezas blancas de fieltro. Para darle mayor forma y volumen, podemos rellenarlas de algodón o relleno de cojines.

Una vez tengamos las piezas de fieltro, ya sólo tenemos que coserlas a nuestros abrigo. Una vez estén cosidas las orejas, coseremos además la capuchas al abierto o la uniremos a través de unos botones o enganches para que se pueda poner y quitar (eso ya es como más os guste).

¡Seguro que la niña no quiere quitárselo nunca!

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas