,

Criterios básicos para elegir una sillita de coche para niños

Criterios básicos para elegir una sillita de coche para niños

A la hora de comprar una sillita para el coche a muchas nos entran las dudas: ¿cuál es la mejor para mi hijo? ¿cuál es más segura? ¿Depende de la edad del pequeño? ¿De su peso?...

A la hora de comprar una sillita para el coche a muchas nos entran las dudas: ¿cuál es la mejor para mi hijo? ¿cuál es más segura? ¿Depende de la edad del pequeño? ¿De su peso?

La homologación de los sistemas de retención infantil viene recogida en Reglamento 44/04 elaborado por la Comisión Económica para Europa, un organismo que depende de las propias Naciones Unidas. Según este reglamento, todo capazo o sillita para coche se clasifica en función de tres características: el rango de peso del niño para el que están diseñados, el sistema de sujeción al vehículo que tiene y el sistema con el que se retiene al pequeño.

Hoy vamos a hablaros de la primera categoría para su clasificación: el peso. Lo primero que hay que tener bien claro es que la elección de una sillita de coche para niños no debe depender nunca de la edad de nuestro hijo, sino de su peso. Las sillitas homologadas se dividen en 4 tipos en función del peso que tenga el niño que la va a usar. De este modo, podemos de:

  • Grupo 0: en el que se encuentran los capazos que soportan un peso de 0 a 10 kg. Para que os hagáis una idea, sería más o menos hasta los 9 meses. ¡Pero sólo es orientativo! Lo importante es el peso del pequeño.
  • Grupo 0+: capazos que soportan hasta los 13 kilos. Más o menos para bebés de hasta 16 meses.
  • Grupo 1: sillitas que soportan un peso de entre 9 y 16 kg. Para niños de más o menos unos 3 años.
  • Grupo 2: sillitas que soportan un peso de 15 a 25 kg. Para niños de hasta 6 años.
  • Grupo 3: sillitas que soportan un peso de 22 a 36 kg. Para niños de hasta 10 años.

Esperamos que esta información sea de vuestra utilidad y que ahora no tengáis dudas sobre qué grupo de silla para coche le corresponde a vuestro hijo en función de su peso. Como madres, es nuestro deber llevarles siempre bien sujetos y protegidos a la hora de montar en el coche. No valen las excusas, ni la prisa, ni la pereza.

A la hora de colocar la silla de seguridad, lo mejor es hacerlo en la plaza trasera central. Pero ¿qué pasa con el capazo? ¿detrás? ¿en el asiento del copiloto? Se puede colocar en ambos sitios. Lo que si se recomienda es colocar el capazo orientándolo al sentido contrario de la marcha del coche. De esta forma el cuerpo del bebé tiene un mayor apoyo y se reduce el impacto de las aceleraciones o deceleraciones del vehículo.

Sabemos que a los niños no siempre les gusta montarse en la sillita y que prefieren ir sueltos en el asiento de detrás. Sólo como dato: el no llevarles bien sujetos, multiplica por 4 el riesgo de muerte en caso de accidente y el riesgo a sufrir lesiones graves es mucho mayor si no van sentados en su silla. Tardamos 1 minuto en sujetarles. ¿Merece la pena arriesgarse?

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas