,

Trucos Para Comprar Alimentos Frescos

Trucos Para Comprar Alimentos Frescos

¿Dedicas gran cantidad de tiempo a llenar la nevera? ¿Aún así, te parece que no aciertas nunca? Hacer la compra es todo un arte, en especial en lo que a alimentos frescos se ref...

¿Dedicas gran cantidad de tiempo a llenar la nevera? ¿Aún así, te parece que no aciertas nunca?Hacer la compra es todo un arte, en especialen lo que a alimentos frescos se refiere. Ninguno de los envasados genera tal expectación.Creo que ya os hablé de mi afición a los mercados y de las ventajas que encuentro a la hora de hacer mi compra en ellos.

En principio, voy a dar unas recomendaciones muy generales, válidas igualmente si hacéis optáis por comprar en grandes superficies.

- No hacer la compra con hambre, porque compramos mucho más de lo que nos hace falta.
- Si es posible, hacer la compra el jueves. Es cuando llega el mejor género a precios algo más baratos que el fin de semana, cuando los precios suben un poco. Se nota más en el pescado. Además, hay más rotación y renovación de productos.
- Comprar en una tienda o puesto que esté limpio. Esto, que parece una obviedad, no lo es tanto. Y si no, observad (por hablar de algo bastante aséptico) lo que cambian los puestos de las grandes superficies cuando rota el encargado, o cambia el turno de los dependientes.
- Observar la higiene del dependiente. Lo mismo. Ya puede ser el mejor género del mundo, que se echa a perder si el dependiente no observa las normas de higiene y manipulación de alimentos. Por no hablar de las consecuencias que puede tener su inobservancia.
- Atender con especial atención el estado de conservación que presentan los alimentos los distintos días que vamos a comprar, siguiendo las recomendaciones particulares que explicamos a continuación.

  • Comprar en la Frutería:

No debe haber piezas lacias, arrugadas o golpeadas, que estropearán rápidamente las que están bien. Se estropearán en casa, a los dos días a lo sumo.Deben tener colores brillantes. El baremo sería “cuanto más parecidos a los que Arguiñano escoge para su programa, mejor calidad”.Es importante que conserve el olor. Si no, es bastante probable que haya madurado en la caja.

  • Comprar en la Pescadería:

El pescado fresco es brillante. Por eso muchas veces se le rocía de agua con frecuencia,para que parezca fresco aún sin serlo demasiado.Las agallas deben tener un color rojo vivo y los ojos deben permanecer nítidos, no borrosos, y brillantes.En el caso de los filetes ya cortados, como los de mero o fletán, debemos cerciorarnos de que la carne es apretada, no fofa y que el color no está marchito ni agrisado.

Es importante no detectar ningún olor sospechoso. En ese caso, desechar.Un buen truco, si vais al mercado es elegir el puesto donde compren las señoras mayores: tienen un ojo increíble para detectar la mejor relación calidad-precio. Y vaya si saben de pescado.

  • En la Carnicería:

Es muy importante conocer al carnicero. De su habilidad en el corte y despiece depende en buena medida la calidad de lo que compremos.Al elegir el corte de carne que vamos a comprar hay que evitar los nervios o la grasa en el interior, salvo que sea entrevetada, que hará de la pieza más jugosa. Esto es así para el lomo de buey y el cerdo ibérico.

La carne de vacuno debe tener un color rojo vivo y el cerdo, rosado. Ambas deben ser apretadas, brillantes y tersas.Igualmente, hay que atender al sentido del olfato.

En caso de duda, el carnicero debe disponer de certificados de sanidad de cada animal, como exige la normativa. Igualmente los animales deben llevar un sello que se puede ver en algunas piezas. Por ejemplo, es fácil detectarlos en el cochinillo y el cordero.

  • En la Pollería:

Las aves en general, se estropean muy fácilmente por lo que deben estar separados de otras carnes.

Su aspecto, como el de la carne será brillante y apretado. Si hay algún olor extraño, desechar la compra.

Las aves que tengan un tono amarillento en su piel y su carne, son de corral; se han alimentado con grano y criado en semilibertad, por lo que suelen tener menos grasa.

Las aves que se venden enteras deben llevar en la pata una anilla con el sello de sanidad y debe existir certificación de los controles de sanidad.

  • Comprar Queso:

Los quesos curados y los viejos son relativamente seguros, en cambio, con los quesos frescos hay que tener mucho cuidado (su mal estado puede causar enfermedades graves)

Deberán tener color blanco, no amarillear por los bordes y no estar cubiertos de suero.Hay que cuidar que no huelan a agrio y observar que lleven sello y control de calidad.

Espero que tras estos sencillos consejos hacer la compra resulte más fácil y os ayude a ahorrar tiempo y dinero. Y vosotras ¿tenéis algún truco para comprar mejor o para distinguir el mejor género?

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas