,

Cómo hacer tomate en conserva

No hay nada mejor que un buen tomate frito casero. En mi casa se ha preparado toda la vida y era todo un acontecimiento. Cuando llegaba la primavera, mi madre compraba barcas en...

Ingredientes

Tomate Pera

Cebolla

Ajo

Zanahoria

Aceite de Oliva

Sal

Azúcar

Pastilla de caldo de carne o verduras

Elaboración

No hay nada mejor que un buen tomate frito casero.
En mi casa se ha preparado toda la vida y era todo un acontecimiento. Cuando llegaba la primavera, mi madre compraba barcas enteras de tomate y dedicabamos una mañana entera del sábado a preparar conserva.

La prepración y elaboración es larga. Como te he dicho te llevará toda una mañana, pero luego disfrutarás todo el año de tu salsa de tomate casera. Asi que lo ideal es que preparares por lo menos 10 kilos de tomates.

PREPARAR EL TOMATE:
La salsa de tomate se realiza normalmente con el Tomate Pera. Es un tomate alargado, que se recoje muy maduro. Su color es rojo intenso, su carne muy tierna y casi no tiene pepitas. Además suelta muy poca agua, y casi el tomate entero es carne.

Lo primero que debemos hacer es pelar los tomates. Y ¿Cómo se pelan?. Hay que escaldarlos. Para ello pon a calentar agua en una cazuela muy grande. Cuando el agua está hirviendo al máximo, echa 3 tomates enteros lavados (sin cortar nada). Los tomates deben flotar en el agua hirviendo. Dales vueltas con una espumadera para que se escalden bien por todas partes. Cuando veas que los tomates se empiezan a arrugar un poquito, retíralos.

Con el agua hirviendo, la piel del tomate se despega y se arruga. Espera a que se enfrien un poco y luego quita la piel. Ya verás que sale entera y sin problemas.

Con el tomate entero y ya sin piel, el siguiente paso es sacar el agua de dentro. Para ello, debes cojer tomate por tomate. Colocalos entre las manos y luego aplástalos muy fuerte. Verás como sale el agua. Este paso lo puedes realizar sobre un recipiente para guardar este agua que quizás más adelante te puede servir para añadir al tomate frito si ha queddo muy espeso.

Luego troceamos el tomate, y es ahora cuando quitamos la parte más dura, sobre todo donde se encuentra la rama. Es una zona un poco blanquecina y muy correosa. Reservamos el tomate.

FREIR EL TOMATE

Utilizaremos 1 cebolla y 2 dientes de ajo por cada 2 kilos de tomate. Además mi madre añadía un par de zanahorias para darle más sabor. Asi los niños comen verdura sin enterarse.

Elaboración: Picar las cebollas y el ajo y ponerlos a freir a fuego lento en una cazuela con un buen chorro de aceite de Oliva. Añade la sal ahora, para que la cebolla "llore", es decir se ponga transparente y blandita y no se queme (ni se quede crujiente). Déjala que se cocine 20 minutos. Tiene que estar completamente transparente y mermada a menos de la mitad.

Cuando tengamos la cebolla lista (y la zanahoria si te has animado), vamos añadiendo los tomates troceados (en dados pequeños). Dejamos freir el tomate con la cebolla por lo menos 20 o 30 minutos.Durante el sofrito tambien podemos añadir una pastilla de caldo de carne o de verduras.

Cuando ya esté listo, entonces utilizaremos la batidora y trituraremos bien bien el tomate hasta que quede como una crema o un puré.
Ahora probamos la salsa, seguro que está buenísima, pero éste es el momento de darle el punto de sal.

Es importante añadir azucar. El tomate es muy ácido. La cebolla nos permite darle el toque de dulce, pero nunca es suficiente. Tendrás que añadir 2 o 3 cucharas soperas de azucar, pero siempre pruebalo para ver cómo queda el sabor.

Y ya tendremos listo el tomate frito!!!

TOMATE EN CONSERVA

Si eres previsora habrás ido guardando en tu casa todos los tarros de cristal que hayan pasado por tu cocina. Sirven todos los que sean de tapa dura. En cualquier ferreteria podrás comprar los botes de cristal con sus tapas.

Rellena uno a uno todos los botes dejando un dedo vacio hasta el borde. No debe rebosar ni estar al límite. Deja por lo menos sin rellenar el espacio del tarro destinado para la tapa. Luego si quieres añade un minichorrito de aceite de oliva encima.

Cierra muy fuerte los botes y a continuación prepara las cazuelas para el baño maría.

¿Que es el Baño María?. Te cuento: En cada cazuela debes poner 3 o 4 tarros de cristal, los que te quepan, pero en un primer nivel. No debes amontonarlos unos sobre otros. Si te han salido 10 o 12 tarros deberás hacerlos por turnos o poner 4 cazuelas.

Una vez tienes los tarros bien colocados en la cazuela, rellena con agua hasta que los cubra por completo. Siempre en frio.

Pon la cazuela a calentar con el agua y los tarros dentro. Cuando rompa a hervir, empieza a contar 20 minutos. Verás que los tarros se ponen a saltar dentro de la cazuela.... eso es bueno!!!. Con la presión del calor, el aire saldrá del tarro y se hará el vacío en el interior.

Podrás conservar la salsa de tomate durante meses en la despensa sin necesitar frio. Lo ideal sería etiquetar los tarros con la fecha, para que vayas consumiendo.

LA ANECDOTA:

Eran nuestras abuelas las que utilizaban la técnica de la conserva. Las frutas y verduras eran sólo de temporada y era la mejor forma de conservar el excedente para el resto del año.

Pero fué al parecer durante la 1ª Guerra Mundialcuando se empezó a investigar de forma seria la técnica de la conserva (en lata). Debían enviar al frente comida para las tropas y necesitaban un sistema seguro que no necesitase frio (además de que no se rompiera). Se hicieron investigaciones y se perfeccionó hasta las latas (metálicas) que conocemos hoy. Aunque las fechas de caducidad normalmente son de entre 3 y 5 años, las latas pueden mantener en perfecto estado la comida del interior hasta 30 o 40 años. Te imaginas???


Un beso y espero que os sea muy util mi receta!!

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas