Los looks de la boda de William y Kate

Los looks de la boda de William y Kate

El viernes pasado llegó el gran día de Kate Middleton y el príncipe Guillermo: ya son marido y mujer, y no podía faltar un repaso a los looks de la novia y de las invitadas. Hab...

El viernes pasado llegó el gran día de Kate Middleton y el príncipe Guillermo: ya son marido y mujer, y no podía faltar un repaso a los looks de la novia y de las invitadas. Había pensado hacer un top 10 de las más guapas de la boda, pero he cambiado de idea, ya que he sido incapaz de encontrarlas. Los looks de las invitadas de laboda real se caracterizaron en general (con alguna excepción) por un estilo muy sobrio y bastante anodino, tanto en los vestidos como en los peinados y el maquillaje. Y, en algunos casos, como veremos, muy poco favorecedor.

Empecemos por Kate Middleton: muy guapa y radiante, como (casi) todas las novias, eligió un look muy natural en el que el colorete y los ojos, con un toque ahumado y las cejas muy marcadas, tenían todo el protagonismo. Los labios, en un tono english rose, y la piel, ligeramente bronceada, impecables. Se ha hablado mucho sobre el pelo: la princesa optó por llevarlo suelto, pero se ha comentado (y estoy de acuerdo) que con la preciosa melena que tiene, podía haberse sacado más partido.



El vestido, de Alexander McQueen
, era sencillo y elegante... pero tengo que decir que por más que intenten convencernos de que se parecía al de Grace Kelly, al que se parecía era al de Belén Esteban. No hace falta decir nada más: las imágenes hablan por sí solas.



La Reina madre y Camilla Parker optaron por diseños sencillos y sobrios, con la única licencia de los sombreros, muy peculiares en los dos casos.



Carole Middleton, la madre de la novia, es mi favorita. Considero que iba impecable, con un look discreto, elegante y al que no se puede poner una sola pega.



Pippa, la hermana de Kate, sorprendió a muchos con su vestido de dama de honor... que podría ser perfectamente un vestido de novia. Vale que según el protocolo (será en Inglaterra) la dama de honor va del mismo color que la novia, pero no me digáis que no parece ella la novia en esta foto. Estaba muy guapa, eso sí.



Charlene Wittstock, la novia de Alberto de Mónaco, eligió un look muy sencillo y elegante, con un recogido bajo y un maquillaje nude que le sentaban muy bien. Un 10 a su pamela.



La Reina Sofía, de un malva brillante, fue una de las que más acertaron con su look. Llevaba un maquillaje nude prácticamente imperceptible, y el cabello, con su estilo habitual, adornado con un tocado en el color del vestido.



La Princesa Letizia dejó a un lado la espectacularidad del look de la noche anterior, y optó por un vestido bastante insulso, con sombrero a juego. El pelo, con ligeras ondas, y el maquillaje, muy natural.



Generalmente me encanta la Princesa Victoria de Suecia, pero creo que en este caso, su estilista le jugó una mala pasada. No le favorecían en absoluto ni el color, ni el peinado, que la hacía parecer muchísimo mayor. Por cierto, está bastante más rellenita, al menos en la cara, ¿habrá alguna noticia de bebé real en camino?



Me resulta extraño decir esto, pero tengo que reconocer que Victoria Beckham me pareció una de las mejor vestidas y con uno de los mejores looks de belleza de la boda. Llevó una coleta extralisa, muy de tendencia, y un tocado de fantasía que le sentaba muy bien. El vestido, sobrio y muy elegante, era perfecto para una embarazada, y los zapatos, en su estilo: taconazo y plataforma.



Para terminar el repaso, no puedo no comentar que las Princesas Eugenia y Beatriz de Inglaterra daban bastante miedo... y me recuerdan curiosamente a Katy Perry y Lady Gaga. El umbral entre tocado de fantasía y disfraz de cosa rara está un poco difuso... ¿No os parece?



Ahora es vuestro turno, hadas, ¿cuál fue el look que más os gustó a vosotras? ¿Y el que menos?

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas