,

¿Hasta cuándo trabajar durante el embarazo?

¿Hasta cuándo trabajar durante el embarazo?

Por más que quieran hacernos creer que en el plano laboral somos iguales que los hombres, está claro que no: tanto en tema de sueldos como de condiciones. Y en muchas empresas l...

Por más que quieran hacernos creer que en el plano laboral somos iguales que los hombres, está claro que no: tanto en tema de sueldos como de condiciones. Y en muchas empresas les preocupa que sus trabajadoras se queden embarazadas, pese a que estén relativamente “protegidas” por las leyes.

A muchas futuras mamás les surgen dudas relacionadas con el trabajo cuando están esperando un bebé: ¿debo dejar de trabajar? ¿voy a poder rendir como siempre? ¿hasta cuándo debo trabajar?

Tienes que tener muy claro que el momento que elijas para dejar de trabajar es un asunto tuyo y de lo que te recomiende tu ginecólogo: no te dejes presionar por estrés, picos de trabajo, agobios de compañeros ni otros temas. Lo más importante sois tu bebé y tú, y que los dos estéis sanos y seguros. Esto depende mucho también del tipo de trabajo que hagas. Si es un trabajo muy físico, o que te suponga estar moviéndote constantemente, de pie, o expuesta a condiciones que puedan ser peligrosas, lo más seguro es que el médico te recomiende prudencia y que bajes el ritmo, sobre todo cuando llegue el sexto mes de embarazo, momento en el que estarás cada vez más cansada, y los dolores de espalda y articulaciones pueden ir haciéndose más frecuentes. La situación cambia si tu trabajo es de oficina y no requiere esfuerzo físico: en ese caso es posible que puedas estar en tu puesto casi hasta el último día.

Lo primero es tomarte todo con mucha calma, y buscar opciones que puedan ser beneficiosas tanto para ti como para tu trabajo: si por ejemplo notas que empiezas a cansarte mucho, puedes negociar una reducción de jornada, o trabajar parte del tiempo desde casa, si es posible.

Es muy importante que durante el trabajo, que son muchas horas al día, estés lo más cómoda posible: intenta vestirte cómoda y no usar mucho tacón, y si trabajas sentada frente al ordenador, coloca los pies en alto siempre que puedas y pide que te pongan una silla que sujete bien la zona lumbar de la espalda. Eso sí: no estés todo el tiempo sentada, levántate de vez en cuando y camina un poco, y, si quieres prevenir problemas de circulación, utiliza médias elásticas especiales, que te ayudarán a prevenir dolencias como las varices.

Mientras trabajes, trata de hacer varias comidas que cubran todas tus necesidades energéticas: la fruta, los quesitos o las barritas de cereales son buenas ideas para mantener el hambre a raya entre horas. Intenta reducir al máximo el consumo de cafeína y de dulces.

Y, si tienes bastante tiempo a la hora de la comida y puedes irte a casa, una pequeña siesta te sentará genial: ¡las embarazadas tienen mucho más sueño! Hacer un ejercicio suave, como yoga o caminar, te sentará genial.

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas