Cuidados de los oídos

Cuidados de los oídos

Los oídos de los niños son muy delicados, y requieren cuidados e higiene específicos, además de secarlos perfectamente después de cada baño o ducha, para evitar que el agua entr...

Los oídos de los niños son muy delicados, y requieren cuidados e higiene específicos, además de secarlos perfectamente después de cada baño o ducha, para evitar que el agua entre en ellos y se produzcan afecciones como la otitis, tan frecuente en los niños. Aunque todas sabemos que los bastoncillos de algodón no son la mejor manera de limpiar los oídos, ni siquiera los de “seguridad” especiales para niños, muchas los seguimos utilizando. Bien por costumbre, bien por desconocimiento, son posiblemente el método más frecuente para limpiar los oídos, tanto de los niños ocmo los nuestros. Pero hay que saber que el bastoncillo sólo debe utilizarse en la parte más externa, ya que si lo introducimos en el canal auditivo, podemos empujar hacia dentro del oído la cera y la suciedad, crear un tapón, y provocar infeciones.

La piel del conducto auditivo tiene unas glándulas especiales que fabrican la cera, que sirve para atrapar las partículas de polvo y cualquier tipo de impurezas, de forma que no lleguen al oído interno. Por eso también es importante saber que no hay que eliminar al máximo la cera, ya que cumple una función muy importante: mantener protegidos los oídos.

Si mantienes el oído de tu bebé limpio y bien cuidado, aumentarás las posibilidades de evitar infecciones, muy frecuentes en los niños pequeños. Aquí tienes algunos trucos básicos para que los oídos de tu bebé estén siempre cuidados y prevenir afecciones como la otitis:

- Para mantener sus oídos limpitos, utiliza el pico de una toalla o de una gasa suave y ligeramente humedecida por el pabellón auditivo, sin frotar y sin olvidar los pliegues de detrás de las orejas.

- La zona interna del oído no se debe limpiar con bastoncillos nunca.

- La cera de los oídos va saliendo por sí misma, no intentes sacarla con nada.

- Evita que le den corrientes de aire, sécale bien los oídos después de bañarle y abrígale las orejas en invierno: unas buenas orejeras son la mejor forma de prevenir cualquier dolencia de oído.

- Los médicos recomiendan utilizar sprays auditivos infantiles o difusores de agua marina, que limpian tanto el oído externo como el interno de forma delicada y segura y previenen problemas auditivos.

- Evita exponerle a ruidos fuertes y tener la televisión o la música muy altas, su audición es más aguda y sensible que la nuestra.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas