Indice de contenidos
 

Recetas / Nutrición Infantil

Foto de La Chuleta de Mamá

Por La Chuleta de Mamá | El 8 de Mayo de 2012 a las 14:15

Seguir a Enviar un mensaje a La Chuleta de Mamá

Agregar como amiga Seguir a La Chuleta de Mamá

Trucos para congelar comida

Cómo congelar fruta, verduras, hortalizas y más

Después de varios post sobre cómo hacer la compra más eficiente y económica, vamos a tratar el tema de la conservación y congelación de alimentos, de modo y manera que podáis prever y adquirir determinados productos en momentos en que su precio ha bajado.

Por ejemplo, en estos momentos es interesante abastecerse de productos como el cordero, el solomillo y determinados mariscos, antes de que su precio suba de cara a las Navidades. Entonces, podemos congelarlo y consumirlo cuando toque sin pagar el sobreprecio.

 

Consejos generales
  • Congelar sólo alimentos en perfecto estado, sin golpes ni marcas, porque la congelación detiene el proceso de deterioro, pero al descongelarse se acelera.

  • Congelar lo antes posible, cuanto más fresco mejor. No dejar en la nevera varios días, para evitar que empiece a estropearse.

  • Mantener los alimentos limpios y manipularlos lo menos posible.

  • Envasar en bolsas de congelación o recipientes de cierre hermético, extrayendo el aire del interior.

  • Si no se dispone de un aparato de hacer el vacío, se puede extraer el aire de las bolsas de congelación al cerrarlas, casi por completo, excepto por una esquina. Extraeremos la mayor parte del aire al comprimir la bolsa. A continuación, introducimos una pajita por el extremo de la bolsa que no hemos cerrado y aspiraremos el aire hasta que la bolsa quede pegada a lo que vamos a congelar.

  • En caso de usar tuppers, los llenaremos lo máximo posible, comprimiendo el producto si es necesario. A continuación cerramos con la tapa excepto por una esquina. Igualmente, aspiramos el aire con la pajita y cerramos. Aquí, el vacío es menos seguro.  En cualquier caso, al eliminar el aire evitamos que se oxide el alimento.

  • Enfriarlos primero en el frigorífico, y luego proceder a descongelar. Si ponemos algo que está a temperatura ambiente junto a algo congelado, se estropea lo congelado.

  • Los alimentos se congelan a la temperatura más baja que nuestro congelador pueda ofrecer, que será en torno a los -20ºC o -25ºC, las primeras 24 horas y se conservan a -18ºC.

  • Se debe etiquetar cada paquete o envase y fecharlo.

 

Congelar hortalizas
Deben escaldarse (hervir de 1 a 4 minutos) y enfriarse (metiéndolas en agua fría) inmediatamente. En la olla rápida se hará cociéndolas en ¼ litro de agua, durante un minuto, con los dos anillos fuera. En el microondas de puede cocer en cantidades no superiores al microondas. Así evitamos que pierdan color y propiedades.

Después, se secan cuidadosamente, con papel absorvente de cocina, para que al congelar no se forme escarcha.

Por último, envasamos según se ha explicado arriba. 

 

Congelar fruta
En términos generales, la fruta no queda bien. Sólo se salvan las frutas rojas y las que se van a usar para diferentes preparaciones. Afortunadamente, disfrutamos de cultivos que permiten que haya fruta fresca disponible todo el año.
Hay que vigilar que estén perfectas y no hayan sufrido golpes ni machaques.

Previamente a la congelación hay que lavar y secar la fruta, pelar y quitar las pipas cuando proceda, rociar con limón para que no se oxide y envasar y sacar el aire como hemos explicado.

A continuación, se meten al congelador.

 

Congelar todo tipo de carnes.

  • Necesitaremos un envoltorio fuerte y resistente, que quede bien apretado. Hay que evitar a toda costa que se deshidrate, porque luego quedará muy seco, cuando lo descongelemos.

  • No deben usarse las bandejas de porespán en la que envasan los súper, porque es porosa y filtra la humedad.

  • Hay que limpiar lo máximo posible la grasa, porque tiende a ponerse rancia

  • No lavar la carne nunca. Si suelta esa agüilla sanguinolenta es preferible secarlo con papel de cocina.

  • Las piezas grandes se conservan mejor que las pequeñas: mucho mejor un pedazo de carne para asar que la carne picada, por ejemplo.

  • Los filetes deben congelarse intercalando láminas separadoras, y luego sobre-envolver el conjunto, de modo y manera que podamos ir usándolos según los necesitemos.

  • La carne picada debe apretarse mucho, de manera que forme un bloque lo más compacto posible, sin aire.

  • Deberemos envasarlo tal cual se ha explicado más arriba. Si la compra es grande deberá congelarse por tandas para que no se eleve la temperatura del congelador.

  • La carne de vacuno se conserva de 10 a 12 meses; la de pollo, de 8 a 10 meses; la de cerdo y cordero de 6 a 8 meses.
     

Congelación de pescados y mariscos

  • Son productos muy delicados, el marisco más aún, que deben congelarse a la temperatura más baja que el congelador pueda alcanzar.
  • No debe lavarse si no es absolutamente necesario; si es posible, es mejor frotar y secar con un paño de cocina.
  • Preferiblemente se usará para envasarlo una bolsa de congelación, especialmente si son piezas grandes. Al congelar pescado evitaremos los trozos pequeños. Cuanto más grande sea el despiece, mejor se conservará.
  • Hay que cubrir las partes cortantes como la cola y las aletas, si las hubiere, con dos capas de papel de aluminio o con papel film, para que no rasguen la bolsa.
  • Respecto del marisco, es mejor congelarlo ya cocido, siguiendo las pautas anteriores.
  • Los mejillones, almejas, berberechos, navajas…no deben congelarse, porque se pueden deteriorar.
  • Los pescados blancos se conservan 6 meses. LOs pescados azules sólo 3.

Congelar Platos Cocinados.
  • En el momento de prepararlos deben emplearse pequeñas cantidades de aceite y de agua, porque al descongelarse, la cantidad de líquido aumenta. Lo mismo ocurre con las salsas.

  • Es preferible usar ollas superrápidas para cocinar, puesto que apenas degradan nada los alimentos y elimina muy poca agua. Igualmente, no hay que pasarse con el tiempo de cocción, puesto que al descongelar y calentar se terminará de hacer.

  • Una vez preparado, debe llenarse el tupper hasta el borde, para que no quede aire. Debe dejarse destapado y cubierto con film, mientras se enfríe. Cuando ha tomado una temperatura razonable, meter al congelador cuanto antes.

  • La mayonesa, la salsa rosa, la bearnesa y demás, se cortan al congelarse. Lo mismo ocurre con la bechamel y las salsas que llevan nata. Es mejor añadirlas después de descongelar. Esto no ocurre con los platos industriales, porque llevan aditivos, pero en nuestra cocina no ha lugar.

  • No se debe calentar más de una vez y hacerlo a temperaturas excesivamente elevadas, una vez descongelado.

 

¿Congeláis muchas cosas? ¿Sacáis mucho partido al congelador? ¿Conocéis más formas y consejos? Espero que os haya parecido interesante y que podáis sacar partido a los mejores precios de los productos de temporada.

Comentarios: Todavía no hay comentarios en esta entrada

Para comentar, participar y recibir nuestras novedades, Regístrate!!

Comprobar si existe

 

Al pulsar el botón de Registrarme estarás aceptando nuestro Formulario de Consentimiento

CharHadas crece gracias a tus aportaciones:

Publicar una receta

¿Sabes cómo?

Actividad de las hadas

PUBLICIDAD

Original_promo1

NO TE PIERDAS

Original_vuelta-al-cole-side
Original_side-rodius
Original_side_nivea

SOS: Pregunta a otras Hadas

Segunda Mano

Medidor de Tucumán Tucumán lunas y estrellas

paol vende en Segunda Mano

Medidor de Tucumá...

Precio: 10,00 €

VER TODOS LOS ANUNCIOS

Publicidad