,

La generación: Estoy aburrida. ¡Es hora de desenchufarlos!

La generación: Estoy aburrida. ¡Es hora de desenchufarlos!

Estamos criando a la primera generación "puramente tecnológica". Nuestros niños encuentran todo el entretenimiento en pantallas y en las puntas de sus dedos, las 24hs del día.  ¡Y aquí está el peligro!

"Después de ocho emocionantes días de vacaciones, mi familia y yo esperamos en la cola de seguridad en el aeropuerto para volver a casa. Con un iPhone en mano, los auriculares en los oídos, mi hija, puso los ojos en blanco y exclamó: "¡Estoy tan aburrida!"

¡¿Estás hablando en serio?! Mi marido y yo intercambiamos miradas y le dijimos a nuestra hija que como puede ser que no aguante una o dos horas de aburrimiento en el aeropuerto después de haber pasado una semana de vacaciones en un sitio ideal! Es que esta no fue la primera vez que hemos oído de su aburrimiento. Está aburrida cada vez que recoge su cuarto, ayuda a poner la mesa, me acompaña en los recados, e incluso mientras pasa el día paseando por la ciudad."  Si, está claro que la adolescencia es un poco así, peeeerooo...

Estamos criando a la primera generación "puramente tecnológica". Todo el entretenimiento está en la punta de los dedos de nuestros niños, las 24hs del día.  ¡Y aquí está el peligro!.
Ya sea el más reciente episodio de su serie favorita, o ver la serie The Walking Dead durante todo el día (no estoy seguro que personajes de la serie me parece más repugnante), el último juego de Xbox, la constante secuencia de videos de YouTube, los stories SnapChat, posts de Facebook,  Musically.  Es que las opciones para entretener a nuestros hijos son infinitas y están a su disposición las 24hs del día.

Y es que cada vez es más difícil mantener a nuestros niños entretenidos y los niños de hoy literalmente no saben cómo manejar el aburrimiento. Y es crítico que nuestros niños aprendan a lidiar con los momentos aburridos de la vida sin el impulso de presionar botones o entretenerse con algo tecnológico. 

Este es el por qué:
1. El aburrimiento fomenta la creatividad
Los padres de nuestra generación inventamos nuestra propia diversión; Creamos juegos, actuaciones y canciones, construimos fuertes de mantas, construimos casas de cartas y jugamos al aire libre durante horas. ¿Os suena?

Sabíamos cómo aburrirnos. Fue en ese espacio tranquilo y silencioso donde nos volvimos imaginativos, introspectivos e inspirados, inventábamos cosas. Fue allí donde llegamos a ser nosotros mismos.
Cuando los niños realmente tienen tiempo para aburrirse, la creatividad y la innovación emerge y que podrían descubrir algo nuevo sobre sí mismos.

2. El aburrimiento fomenta la independencia
Cuando todo el tiempo de nuestros hijos está estructurado y organizado por otros, nuestros hijos se vuelven dependientes de los recursos externos para llenar los vacíos, incluso para pensar y resolver problemas y con frecuencia no saben cómo ocupar cualquier tiempo libre que tengan.

Cuando los niños realmente experimentan el aburrimiento y aprovechan sus propios recursos (en lugar de depender de estímulos externos), ganan un sentido de confianza e independencia.
¿Recuerdas cuando enseñábamos a nuestros bebés a calmarse? Si finalmente eliminamos el chupete o dejábamos que lloren, aprendieron a ser autosuficientes.

3. El aburrimiento fomenta la ambición, la motivación y la unidad
Cuando todo el tiempo de nuestros hijos está lleno de entretenimiento o estructura, no tienen la oportunidad de motivar o despertar su propia vida interior.
Ahora más que nunca, los niños necesitan experimentar el aburrimiento, para permitir que sus mentes estén vacías y así perseguir sus propios intereses y ambiciones y para descubrir quiénes son.  Porque ellos son mucho más que sus pantallas.

5 CONSEJOS PARA RECUPERAR EL ABURRIMIENTO
1. Establecer límites y límites alrededor de la electrónica
Establece reglas que impongan zonas libres de pantalla. Este tiempo debe ser un momento de apagado diario. Las zonas libres de pantallas pueden incluir reuniones familiares, horarios de comidas, paseos en automóvil u horas específicas del día.

2. Ten cuidado de no sobre-programar la vida de tu hijo
Asegúrate de que los horarios de sus hijos incluyen un equilibrio saludable de tiempo estructurado y no estructurado. Saber lo que funciona mejor para tu propio hijo y cuando es demasiado, establecer límites o hacer ajustes.  Es decir encontrar un punto medio de estudio, actividades extracurriculares y también tiempo de ocio.

3. Resístete a ser "Directora de cruceros"
Padres y Madres: No es nuestro trabajo llenar cada minuto del día de nuestros niños con estimulación y entretenimiento. No somos directores de cruceros. Cuando nuestros niños se quejan de que están aburridos, resístete el impulso de "arreglarlo". ¿Recuerda el chupete? En lugar de encender la televisión, entregar su teléfono o conducirlos a alguna parte, deja que se aburran un poco. Siéntate, relájate y observa lo que se le ocurra.

4. El aburrimiento no excusa a los niños de las obligaciones o compromisos
Me desespera oír a padres decir: "No lo obligué a ir porque se aburría". ¡Está bien aburrirse! La vida trae momentos aburridos y nuestros niños deben aprender a manejarlos.
Ya se trate de un servicio religioso o un evento familiar, el aburrimiento (potencial) de tus hijos no es el único motivo por el cual un hijo no debe ir a un evento.  Especialmente si el evento es un compromiso de tu hijo/a, una obligación o si es algo importante para el padre o la madre. 

5. Los padres como modelos 
Es que nosotros también estamos enganchados a los móviles o las pantallas en cuestión. Mientras corremos de un lugar a otro, o ponemos gasolina al coche, en restaurantes y en tiendas abarrotadas. Rara vez hay espacio en nuestras propias vidas para dejar nuestras mentes vagar.

Es importante demostrarle a nuestros hijos que somos capaces de "desenchufarnos" cada tanto de lo electrónico y  abrazar el aburrimiento y descubrirnos nosotros mismos. A través de nuestras propias acciones, nuestros niños pueden aprender a manejar el aburrimiento sin la necesidad de auriculares o un mando a distancia para tapar el aburrimiento.

Originalmente publicado en www.girlillawarfare.com por Amy Hertzberg
Life Coach  y Coach para Padres con un Master en Trabajo Social. Lo más importante es que soy una mamá de 2 niños de 11 y 14 años. Como padre, mi meta es criar hijos con amor, lo cual no significa que estarán "felices" todo el tiempo.
 

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas