,

Marisa Berenson

original-fotoprincipal.jpg

Nadie como ella encarna la época del “Peace & Love”, un poco bohemia, un poco andrógina, con una belleza marcada por una nariz imponente y unos enormes ojos resaltados con sobre...

Nadie como ella encarna la época del “Peace & Love”, un poco bohemia, un poco andrógina, con una belleza marcada por una nariz imponente y unos enormes ojos resaltados con sobredosis de rimmel y sombras perladas.

Fue musa de los mejores fotógrafos, amiga de ANDY WARHOL y HALSTON, habitual en las fiestas del Estudio 54, omnipresente en la escena social, el propio YVES SAINT LAURENT la bautizó como “la chica de los setenta”

Hija de un diplomático y una condesa, su abuela fue la gran ELSA SCHIAPARELLI, GRETA GARBO era amiga de la familia y GENE KELLI la enseñó a bailar, nació para ser estrella y no se apartó de ese camino: se convirtió en una top model indiscutible y como actriz ha estado presente en grandes películas como Cabaret o Muerte en Venecia.

 

 

 

 

Vestida de Valentino, con tocados futuristas o incluso desnuda no pierde esa mirada profunda y un poco triste, que no la impide ser elegante y sexy, todo a la vez, ese toque de clase y saber estar, alguien a gusto en su piel que sabe transmitirlo a la cámara y a todo lo que lleva, ropa o accesorios, por extravagantes que sean.

 

 

 

 

Joven, libre, bella y hedonista, su estilo personal, más allá de las portadas y las editoriales de moda, inspiró a miles de mujeres con una actitud moderna e independiente y una forma de vestir única que sigue siendo un referente: grandes pamelas, turbantes, vestidos vaporosos con estampados paisley, pantalones campana, cinturones, mucha bisutería con un toque étnico y su melena rizada o pulcramente alisada pero casi siempre suelta, puro Hippy-Chic.

 

 

 

 

 

 

 

 

Publi
Descubre la revista
Moda es lo que se pasa de moda

Lo que más inspira en CharHadas