Cómo preparar a las niñas para la primera menstruación

original-menstruac.jpg

Cuando comienzan a suceder los primeros cambios corporales de la pubertad como el crecimiento del pecho y del vello en nuevas zonas es un buen momento para comenzar a hablar so...

Cuando comienzan a suceder los primeros cambios corporales de la pubertad como el crecimiento del pecho y del vello en nuevas zonas es un buen momento para comenzar a hablar sobre la menarquia o primera menstruación.

Conlleva ayudarlas a lidiar con la incertidumbre sobre cuándo ocurrirá, ya que suele venir entre los 11 y los 14 años aunque hay chicas a las que les ocurre a los 8 ó 9 y otras a las que no les viene hasta los 16 -17 años, pero es difícil saberlo de antemano aunque los cambios corporales nos pueden dar pistas.

Algo que suele preocupar es si la regla es dolorosa: aunque cada chica es diferente y única, podemos decirles que a veces duele pero otras no, que es como un fuerte dolor de cabeza pero en el abdomen y que hay remedios caseros y medicamentos específicos para minimizar el dolor.

Hay que explicarles de forma sencilla y con cariño que la regla es el resultado de un ciclo que ocurre en el cuerpo, que le permitirá tener hijos y que ocurrirá aproximadamente cada mes durante algunos días.

Es el momento para tomarse un tiempo con ellas y explicarles la necesidad del uso de compresas y/o tampones, explicarles las diferencias y cómo se colocan, permitirles que los abran, toquen y evalúen para decidir qué usarán.

Aunque pareciera obvio es importante hablarles de la necesidad de cambiar las compresas y tampones con frecuencia y de cuidar la higiene de sus zonas íntimas para evitarles accidentes y situaciones incómodas.

Ayudarlas supone también hablarles sobre los signos pre-menstruales: dolor de cabeza, granos, sensibilidad emocional, hinchazón del pecho, etc., señalándoles que descubrirán poco a poco cuáles serán los de ellas a medida que conozcan sus ciclos y se acostumbren a sus nuevos cuerpo.

Prepararlas para su primera regla es ayudarlas a poner en palabras sus miedos y emociones, todas sus preguntas y dudas, sus creencias, permitirles que se expresen sin ridiculizarlas y tenderles las manos para que sepan que no estarán solas en este camino que inician y que supone apoderarse poco a poco de sus cuerpos adultos.

Es una nueva oportunidad que se le presenta a las madres, o a quien ejerza este papel, para acompañar a sus hijas a convertirse en mujeres y asumir su feminidad.

Yezenia González Robaina
Psicóloga-Psicoterapeuta
Creadora de Crece con Yeze
www.crececonyeze.com
yeze@crececonyeze.com

Móvil: 618050333

Publi
Descubre la revista
Revista de crece-con-yeze

Lo que más inspira en CharHadas