,

MAQUILLAJE PARA TRABAJAR

original-noticia.jpg

Si tu trabajo es de cara al público y deseas dar tu mejor imagen, debes aprender las claves del maquillaje working girl: favorecedor, discreto y duradero. Tanto si eres una bus...

Si tu trabajo es de cara al público y deseas dar tu mejor imagen, debes aprender las claves del maquillaje working girl: favorecedor, discreto y duradero. Tanto si eres una business woman como si tu trabajo es entre compañeros de confianza, hay una serie de consejos generales para el maquillaje diario que te viene bien conocer. Son éstos:

  • ANTETODO, DISCRECIÓN: Quieres impresionar a tus clientes, compañeros o inversores con la mejor imagen posible, pero impresionar no significa abrumar, así que desde ya olvida el maquillaje nocturno, sexy, y los perfumes invasivos. Aquí lo que prima es la discreción y la clase. No quieras captar atención en nada que no sea lo que estás vendiendo o gestionando.
  • PERFUMES: Evita perfumes muy cargantes y, por encima de todo, intenta no oler a tabaco.
  • LASUÑAS: ¡Atención a las manos! En reuniones de negocios o consultas con clientes tiendes a moverlas mucho y se convierten en centro de atención: nada de largos excesivos, brillantitos pegados o esmaltes de uñas de colores que no sean neutros... ¡ni mucho menos tips con dibujos o estampado de leopardo!
  • PEINADO: Recurre a un peinado que no te tape parte de la cara y que no tengas que estar tocando. ¡Ojo con los complementos! Una diadema demasiado llamativa puede distraer la atención de lo que estás hablando.
  • MAQUILLAJE: Tanto el look como los colores elegidos deben ser diurnos. La luz artificial de las oficinas es matadora, así que atención a los correctores demasiado blancos o a los trazos de lápiz demasiado negros. Eso sí, ni hablar de ir con la cara lavada. Sólo las pieles jóvenes e impolutas resisten una reunión cara a cara sin nada de maquillaje. El aspecto cansado puede dar al traste con tu mejor argumento comercial.


¡ATENCIÓN! ¿Sueles maquillarte camino al trabajo? Mira este kit de básicos para maquillarte en el coche.

Reglas básicas del maquillaje working girl:

Los maquilladores de Max Factor te aconsejan para de elegir y aplicar la base de maquillaje, ¡atenta!:

- La base tiene que ser muy natural. Compra el tono que se funda con el tono de tu piel. Si en verano estás morena, cambia de tono. Agítala (si es líquida) porque los pigmentos se quedan abajo. Usa los dedos porque el calor que aplican hace que el color se funda mejor con la piel. Nunca empieces a maquillarte sin haber limpiado, tonificado e hidratado la piel. Cuando comiences a aplicar la base, hazlo primero en la nariz y difumina hacia fuera. Sigue por los pómulos, frente, nariz, barbilla, incluso en los párpados. Usa la cantidad necesaria para cada zona; algunas zonas pueden incluso no necesitar nada de maquillaje.

Bobbi Brown dice que, para maquillar el resto de la cara, elijas lo mejor de ti: ojos, pómulos o labios. Es ahí donde cada una focalizará la atención. Sigue estos sencillos consejos:

- Si eliges los ojos: innegociable delinearlos. Es la mejor forma de atraer la atención hacia ellos. Traza la línea totalmente pegada a las pestañas, empezando en el interior y siguiendo la linea de las pestañas hacia el exterior. Cuando hayas terminado arriba, mírate al espejo y comprueba que la línea es suficientemente gruesa como para verse con el ojo abierto. Nunca pintes la línea por dentro. No sólo hace los ojos más pequeños, sino que te puede causar una infección. Con un par de tonos de sombra neutra y máscara de pestañas habrás conseguido un look fabuloso para ir a trabajar.

- Si eliges los pómulos: Ponte un colorete precioso en las manzanas de tus mejillas. Para encontrarlas, sonrie. Ahí se suele encontrar el rubor natural, que es lo que tratas de emular. Usa una brocha ancha, redondeada y suave, mánchala con colorete quitando el exceso y aplica y difumina desde las mejillas hacia donde crece el pelo. Si quieres un acabado extranatural, difumina más hacia abajo, olvidando la zona del hueso del pómulo. En este caso, gloss transparente y sombras neutras en los ojos.

- Si eliges los labios: Usa siempre una barra o un gloss que esté en el rango del tono de tu piel. Como regla fácil, que sepas que cuanto más oscura es tu piel, más oscuros serán los tonos de labial que admita. Con piel pálida, elige beige, rosa palo y coral claro. Las pieles de tono medio, pueden usar marrones rosados, morados y cereza. En pieles oscuras funcionan genial el ciruela, chocolate y rojo. Y ¡recuerda! Nunca uses una barra de labios con color más de un tono más claro que el tono natural de tus labios. Un labial demasiado pálido da a tus labios un aspecto grisáceo. Y, recuerda, no maquilles los ojos o distraerás la atención.

Publi
Descubre la revista
El Hada Pepis y su inseparable iPhone

Lo que más inspira en CharHadas