,

Cuidado básico de la piel

original-cuidadobasicocl.jpg

Muchas me preguntáis qué tenéis que hacer para cuidaros la piel cada día, por eso hoy se me ha ocurrido haceros un resumen de los cuidados básicos diarios de la piel: independie...

Muchas me preguntáis qué tenéis que hacer para cuidaros la piel cada día, por eso hoy se me ha ocurrido haceros un resumen de los cuidados básicos diarios de la piel: independientemente de la edad o el tipo de piel, hay una rutina básica para que la piel esté sana, joven y radiante, tanto por la mañana como por la noche.

En primer lugar, la limpieza de la piel de rostro y cuello es fundamental. Elige una limpiadora acorde con tus gustos y necesidades: en general hay dos grandes grupos, las que son al agua (se aplican sobre el rostro húmedo y se retiran con agua fresca), y las leches, que se aplican y retiran con un algodón o tissue, sin necesidad de agua. Las aguas micelaresson lo último en limpieza, ¡ideales!Las limpiadoras al agua dejan una mayor sensación de frescor, además, por la mañana te servirán para despertar y revitalizar la piel. Si optas por una al agua, recuerda secar el rostro con pequeños toques de la toalla (mucho mejor si en lugar de una toalla utilizas un paño de algodón fino), nunca restregándola, ya que irritarías la piel. Utilices la que utilices, a continuación aplica un tónico adecuado a tu tipo de piel: matificante si tienes tendencia a la grasa y los brillos, astringente si tu piel es grasa, purificante si tienes granitos o impurezas, revitalizante si tu piel necesita luminosidad, suavizante para una piel como la seda… Hay infinidad de opciones, sólo tienes que dar con la tuya.

Tras el tónico, aplica un sérum o suero acorde a las necesidades de tu piel, mucho más concentrado que las cremas, y que potencia sus efectos: antiage o antioxidante si quieres prevenir o tratar líneas de expresión y arruguitas, hidratante si tu piel necesita una dosis extra de hidratación…

Protégete siempre del sol y sus estragos. A continuación, por el día, aplica una cremahidratante con factor de protección solar (sí, también en invierno), adecuada a tu piel. A la hora de elegir un tratamiento de día tienes que tener en cuenta varios factores, como tu tipo de piel (seca, mixta seca, mixta grasa, grasa o normal), si es especialmente sensible (en este caso evita todo tipo de productos que puedan irritarla), etc. Si tienes la piel con tendencia grasa, elige una hidratante en gel o en loción, y si tiende hacia la sequedad, opta por texturas más ricas y untuosas, como la crema.

La piel del contorno de los ojos es extremadamente fina y sensible, por lo que necesita de productos específicos para protegerla y cuidarla, sobre todo si tienes tendencia a las ojeras o las bolsas bajo los ojos (en este caso, elige un producto específico, verás cómo mejoran día a día). Para la noche, elige uno que sea drenante y descongestionante. Si no quieres utilizar dos distintos, elige uno drenante o utilízalo únicamente por la mañana. Aplícalo por toda la zona del contorno de ojos, insistiendo justo encima del hueso del pómulo, y con toquecitos de los dedos como si estuvieras tecleando.

Por la noche, mientras dormimos y la piel descansa, es cuando los productos de tratamiento hacen más efecto, ya que estamos relajados, sin factores externos como la polución o el sol de los que haya que protegerse. Tu piel y tu edad te dirán cuál es tu tratamiento de noche idóneo. En general, todos suelen ser nutritivos, y además pueden servir para evitar o atenuar arrugas y líneas de expresión, manchas, etc.

Resumiendo:

Día: limpiadora, tónico, serum, tratamiento de día, contorno de ojos.

Noche: limpiadora, tónico, serum, tratamiento de noche, contorno de ojos drenante.

¿Y vosotras, pasáis el examen del cuidado básico de la piel?

Publi
Descubre la revista
¿Para presumir hay que sufrir?

Lo que más inspira en CharHadas