Nadie está obligado a lo imposible...

Ultimamente he estado pensando que siempre estamos poniéndonos metas en la vida.

A medida que vamos lográndolas, se esfuman junto a la leve satisfacción de haberlas conseguido y al instante ya hemos colocado en nuestro horizonte una nueva. Lo que me ronda por la cabeza es si este hecho hace que nunca estemos satisfechas o de lo contrario nos mantienen con ilusión!!!

¿Qué opinaís vosotras?

La frase con la que he titulado este debate también me ha hecho pensar...

NADIE ESTÁ OBLIGADO A LO IMPOSIBLE

¿cómo la interpretaís??

Participa en la conversación

Los grupos más activos