Aceite de caléndula para hidratar y proteger la piel

La Caléndula se utiliza tradicionalmente por sus efectos calmantes sobre la piel irritada y el aceite de almendras destaca por sus propiedades hidratantes.
La combinación de los dos productos puede ser excelente tanto para hidratar y proteger la piel de los niños y niñas. Y también es un remedio muy bueno para tratar problemas de la piel cuando hay picor e irritación como por ejemplo la piel atòpica, los quemados y las irritaciones provocadas por el sol.
Para preparar aceite de Calèndula (Calendula officinalis) utilizaremos únicamente las flores de esta planta, preferentemente secas y las iremos introduciendo en un envase de vidrio de boca ancha. Lo alternaremos con un puñado de flores de Caléndula y un chorro de aceite de almendras y así sucesivamente hasta llegar arriba de todo.

Cerraremos el envase y lo dejaremos 30 días en un lugar|sitio donde haya cambios de temperatura entre el día y la noche (una ventana, un balcón) Es importante que durante el día no toque la luz del sol directamente.
Pasado este tiempo, colaremos el aceite y lo guardaremos en un envase preferiblemente de color opaco. Así lo tendremos preparado para utilizarlo cuando sea conveniente en momentos concretos o como hidratante desprendido del baño diario.

Participa en la conversación

Los grupos más activos