NUNCA MINTIÓ

Una señora estaba en un avión volviendo de Suiza. A su lado estaba sentado un cura, entonces ella le pregunta:
Padre puedo pedirle un favor?
Si hija mía que quieres?
Mire padre, compré un depilador eléctrico súper sofisticado, muy caro el cual aun no he usado y tengo miedo que supere mi límite en la Aduana.
Podría usted esconderlo debajo de su sotana?
Sí mi querida puedo, solamente debo advertirte que yo no sé mentir.
La señora piensa...!Ay! ojalá que nadie le pregunte nada al cura. Luego le dice:
Está bien padre, gracias por su ayuda. Y le entrega el depilador.
Llegando a destino en el aeropuerto, el agente de Aduana le pregunta al cura:
¿Algo por declarar padre?
A lo que el cura responde:
De la cabeza a la cintura, nada a declarar hijo mío.
Medio extrañado el agente pregunta :
¿Y de la cintura para abajo, qué tiene?
Allá abajo tengo un instrumento para mujeres que nunca ha sido usado.
Y el agente cagado de la risa dice:
!El que sigue!

Participa en la conversación

Los grupos más activos