Ufa!

Yo es que la verdad tengo mucha suerte. Mi suegra es joven (apenas tiene 51 años) y padeció sangre, sudor y lágrimas con su suegra y se juró que ella jamás iba a ser así.
Por lo tanto mi suegra es una de mis mejores amigas y jamás se ha metido en lo que hago en mi casa o con mis hijos. Es una gran persona que se ha hecho sola y a la que admiro.
Cuando mi hijo mayor nació venia a Pontevedra (donde vivíamos, pues ella vive en Ferrol) y nos visitaba muy de vez en cuando cuando podía y a veces cuando yo le daba el pecho a mi hijo ella le despertaba haciendole cosquillas en los pies. Eso me sacaba de quicio y ella decía que era para que comiese bien y tal. Salvo eso, no ha habido otra cosa que me exasperase de ella en lo tocante a mis hijos.
Lo que si me enerva es que cuando sucede algún problema con mi cuñado, que es su hijo menor, y ella está nerviosa llame a mi marido a agobiarlo y contarle cosas que ponen a mmi Rey Duende de los nervios y lo alteran. Ya le he dicho yo que no lo haga, que mi Rey Duende no puede hacer nada por arreglar esos problemas y que se siente mal por estar lejos y sin poder ayudar pero, ella erre que erre.
La entiendo y sé que es difícil estar sola, sin amigas y con un marido enfermo y pesado pero, podría cortarse un poco a la hora de contar los problemas que le pasan a mi cuñado o a mi suegro (cosas sin importancia que pueden solucionar en el día a día) porque mi Rey Duende se estresa y además de los problemas del trabajo y sus cosas aún encima tiene que estarse preocupando por los de la casa de sus padres.
Ufff!!! Que a gusto me he quedado. Que conste que a mi suegra la quiero muchísimo pero, es esto lo único que no me gusta de ella. Que como mi marido antes siempre era el que se hacía cargo de los problemas, aún acude a él cuando se presenta alguno.
Los que si se meten con la forma de críar a mis hijos son mis padres que son unos pesados pero, eso ya es otro tema.

Participa en la conversación

Los grupos más activos