Uffff creí que a mi no me pasaría...

Hola a todas! Leyendo vuestras vivencias con la suegra me he sentido identificadísima. Los problemas con la mía empezaron después del nacimiento de mi pequeño Miquel. Hasta ese momento nuestra relación, o eso creía yo, era amable pero algo distante. Pero en fin!
Todo empezó en el hospital, después del parto se presentaban a las 8 de la noche y se iban a las 00'00 horas de la noche pasadas, no me lo podía creer! Yo entiendo que un nieto hace mucha ilusión pero, estaba hecha polvo y qué os voy a contar! Después empezaron las visitas a casa, en su horario preferido, cuanto más cerca de la noche... mejor! Yo estaba muy cansada, con las molestias posteriores al parto, sensible, hormonada a tope... Y sólo me faltaban estas visitas... Total, que un día en el que habíamos tenido cantidad de visitas, justo cuando se iba todo el mundo aparecieron ellos. Yo estaba ko y en un momento sólo se me ocurrió comentar 'me sabe mal porque a la hora que venis estamos todos muy cansados y...' no pude ni acabar de decir que me soltó toda la caballería encima! Que si yo era tan desagrable, que si era su nieto, que si no vendría más, que si a ver si tendría que llamar para avisar que donde se habia visto. Estuve dos días enteros llorando. Nunca se me olvidará. Ahora intento tolerarla por el bien de mi familia, pero algo se me remueve por dentro... Sólo espero que cuando me toque a mi ser la suegra no me comporte igual!

Participa en la conversación

Los grupos más activos