la visita obligada de todas las semanas

no tenemos bastante programada ya la vida, el trabajo la guardería... para que tener una tarde a la semana de obligada visita, los martes.

Me atreví a insinuar que los domingos me apetecía pasarla con mi marido, ya que nos vemos poco durante la semana, lejos de captar la indirecta, ella se adjudicó los martes. Así que hoy martes cuando llegue a casa, cansada, estresada del trabajo, allí estará ella con su estridente tono de voz y sus quejas por todo. Odio los martes.

Participa en la conversación

Los grupos más activos