JESS

El tripartito evita dar preferencia a la custodia compartida en los divorcios
La falta de un modelo de custodia permitirá sentencias muy dispares

La custodia compartida de los hijos no será en Cataluña la opción preferente por la que deban optar los jueces en las separaciones o divorcios si no existe acuerdo entre los padres. La ley aprobada ayer en el Parlament con los votos de la izquierda (PSC, ERC e ICV) no prevé esa posibilidad, aunque hasta minutos antes de la votación se intentó introducir una enmienda para modificar el artículo 233-10.2 de la ley, de manera que el juez quedase vinculado por la norma, tal como sucede de manera clara en la ley aprobada hace dos meses por Aragón, que fue pionera en España.
Por el contrario, el Libro Segundo del Código Civil de Cataluña, el único que no ha sido votado por unanimidad por la Cámara, sí supone un avance en otros aspectos, como la separación de la atribución del uso de la vivienda de la custodia y la obligación de que los progenitores establezcan un plan de parentalidad al separarse.La ley aprobada no se posiciona sobre ningún modelo de custodia o de responsabilidad parental. De esta manera, ante la falta de acuerdo de los progenitores, cada juez podrá optar por la solución que considere más apropiada, lo que hace prever sentencias dispares. Si la ley catalana, como sucede con la aragonesa, hubiese establecido que la custodia compartida es el modelo preferente, la sentencia que se saliera de esa vinculación legal debería contener un razonamiento muy motivado de por qué se adopta. La consejera de Justicia, Montserrat Tura, explicó ayer que no era necesario que el texto optase de manera clara por un modelo de guarda, aunque vaticinó que el texto aprobado "cambiará la cultura y la acción de los tribunales".
Al margen de eso, la ley resulta innovadora al obligar a los cónyuges a establecer un plan de parentalidad en el que deben detallar cómo ejercerán sus obligaciones (véase la viñeta). Se pretende impedir

Participa en la conversación

Los grupos más activos