,

¿De color de rosa?

¿De color de rosa?

¡Siempre he tenido la manía de imaginarme todo súper idílico!

Siempre he tenido la manía de imaginarme todo súper idílico. ¿Qué quiero pasar un día de pantano con mi mejor amiga y los niños? Yo veo un día luminoso, cálido, toallas y pic-nic, niños corriendo moderadamente a nuestro alrededor... Y claro... luego nos metemos en el fango hasta los tobillos, se nos hace pis el enano, se nos caen las bolsas de patatas fritas.... (porque obviamente, aunque queramos ser muy healthy, nos cuesta imaginarnos comiendo sticks de verduritas y humus casero. He dicho que soy de pensamientos idílicos...pero no hasta ese punto! jajajajaja!)

El caso es que aunque me imagine las cosas rollo peli estupenda, la realidad me suele gustar bastante también! Pero es cierto que en momentos vulnerables, todo el postureo al que tenemos acceso en redes, en ocasiones nos hace pensar que nuestra realidad es menos bonita que las de los demás.

Es peligroso, sin duda... pero sería un poco raro que las redes estuvieran llenas de momentos tristes o de fotos horrorosas... Hemos perdido la ilusión de recoger las fotos reveladas y ver cómo hemos salido! Esa frescura y ese ostiazo de realidad cuando te veías horrible en alguna foto, te preparaba para la vida de verdad donde te despiertas con careto de cansada después de estar levantándote cada dos por tres a dar biberones, o cuando no puedes dormir por trabajo o exámenes, etc... El modo Beauty de la cámara del móvil ha hecho taaaaaaanto daño... 

Días atrás, terminé de leer un libro lleno de bonitos regalos para reflexionar, y con una portada preciosa (tengo la extraña y superficial manía de elegir los libros por la portada): "Tu segunda vida empieza cuando descubres que solo tienes una". Sólo os digo una palabra: rutinología! Aún tengo mucho que trabajar conmigo misma después de este libro... pero me está costando empezar...

Porque como os he dicho, soy muy idílica, y cuando empiezo el plan de trabajo, por ejemplo para tomar las riendas de nuevo, después de la incertidumbre laboral que tengo tras el proceso de oposiciones, y mi maldita impaciencia; me digo: empiezo por mí! porque me lo merezco, y enseguida me veo con un plan súper fit, mega healthy, instachachi, tomando mil clases de cosas que quiero mejorar, aprender y disfrutar... pero luego me encuentro con que las infusiones siguen sabiendo igual de mal, que me cuesta la vida salir a correr a una hora en la que no me derrita con las enanas, ah! y que estoy en el paro, sin cash! 

En fin...Todo lleva su tiempo, y por fin, tengo ese tiempo para disfrutar, no para correr, para jugar con las peques, para ir al parque con las amigas, para llevarlas al cole, para cocinar, para estudiar, para crecer... Después de todo...es más de lo que mi mente idílica imaginaba hace unos años...

...Vale... quitando unos kilillos....jajajajaja!

Sed normalmente felices! aunque no lo publiquéis por ahí. Muaaaaa!

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas