,

Aumento de pecho en fase de lactancia

Aumento de pecho en fase de lactancia

Traído de la mano del blog Bebeplaneta. Te traemos algunos consejos que debes de tener si te realizas un aumento de pecho en fase de lactancia.

De entrada no hay inconveniente, en tanto que las técnicas quirúrgicas actuales no generan daño alguno en el tejido glandular. Las prótesis pueden colocarse tras el músculo pectoral y situar la cicatriz bajo el atravieso mamario, con lo que el pezón tampoco padece ninguna perturbación.

En algunos casos, se presentan complicaciones cuando el implante se introduce a través de la areola del pezón y se sitúa detrás de la glándula mamaria, en tanto que puede quedar una pequeña cicatriz en el interior que no suele impedir la lactancia aunque sí puede dificultarla si los conductos quedan dañados. El cirujano debe tener un singular cuidado para no dañar los nervios, los conductos de la leche materna y las glándulas mamarias mientras efectúa el implante. 
Si a lo largo de la operación se produce algún daño en un nervio, puede reducir la sensibilidad en la zona del pezón y esta falta de sensibilidad podría afectar a la bajada de la leche. Si se afectan los conductos de la leche, el pecho producirá menos cantidad. Finalmente, la prótesis mamaria en ocasiones llega a comprimir los conductos llegando a bloquearlos y a provocar una inflamación del pecho.

Perturbación de la sensibilidad en el pezón: en los casos que se altera la sensibilidad del pezón tras el aumento de pecho se reduce la habilidad de la madre para dar de mamar a sus bebés. No impide la lactancia más sí dificulta esta labor en la que la sensibilidad de la madre en el pezón es fundamental para estimar adecuadamente las necesidades del bebé.

Dolor en las mamas: el aumento de pecho con lleva una intervención quirúrgica y la aparición de un dolor moderado durante los días siguientes a la operación. En general este dolor desaparece gradualmente con el tiempo, más en algunos casos sigue durante meses con una baja intensidad. Este dolor puede dañar a la futura lactancia por las molestias que supone para la madre.

Peligros asociados a la prótesis: los primordiales riesgos que presentan las prótesis mamarias son los asociados a una posible rotura, a los desplazamientos o bien las caídas del implante y las contracturas capsulares. De entre estos riesgos debe destacarse la contractura capsular que tiene su origen en la cicatriz que forma el busto alrededor del implante o bien prótesis para aislarla. Esta cicatriz puede llegar a contraerse y comprimir el implante llegando a desfigurarlo o romperlo. Conforme la intensidad de la contractura, puede ser precisa la substitución de la prótesis su duración no es ilimitada. Acostumbran a ser dolorosas, con lo que impiden la posible lactancia del bebé.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas