,

La hipertensión arterial durante la gestación

El control de la tension arterial durante el embarazo debe ser rutinario y constante

La gestación es una etapa donde la madre debe vigilar cada aspecto de su salud porque de esta depende también la salud del bebé que se está formando en su útero.

La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre en las arterias cuando es bombeada desde el corazón y cuando dicha presión es demasiado elevada es entonces cuando estaremos hablando de hipertensión arterial.

La hipertensión arterial es uno de los factores que deben vigilarse durante la etapa del embarazo, si a priori no implica mayores complicaciones sí que es muy recomendable seguir un control diario de los valores que arroja la embarazada.

Hoy en día, no es necesario acudir al medico para tomarse la tensión ya que se comercializan tensiómetros que de una forma automática te muestra tanto la presión arterial alta como la baja de una forma muy sencilla. Estos tensiómetros se han popularizado y en todas las casas ya es habitual que haya un aparato de este tipo.

¿Cómo debe usar la embarazada el tensiómetro?

La mujer debe situarse en un sitio tranquilo, relajada, y sentada.

Apoyar el brazo izquierdo sobre una mesa y colocarse el brazalete del tensiómetro en el antebrazo.

Pulsar el botón iniciar y esperar unos minutos hasta que el esfigmomanómetro muestre en su pantalla led los valores de HTA.

Tomarse la tensión arterial no implica ningún riesgo para el feto, simplemente es una medición que se hace la mamá de su presión sanguínea.

Si estás embarazada debes tomarte la tensión de forma regular durante los 9 meses que dura el embarazo, e incluso debes seguir con dicha rutina después del parto.

Tipos de hipertensión arterial durante el embarazo

Hipertensión gestacional: Es la más habitual y suele aparecer en las primeras 20 semanas del embarazo. Los niveles normales serán después de producirse el nacimiento del bebé.

Preeclampsia: Aparece en la primeras semanas de la gestación y debe ser controlada y vigilada por el medico, ya que puede producir retrasos en el crecimiento normal del feto, desprendimiento de placenta etc. Una de las formas de detectarla es con la presencia de proteínas en la orina de la madre.

Hipertension crónica: Es aquella que se sufre independientemente si se está o no embrazada.

La hipertensión en el embarazo se puede manifestar de diferentes formas a lo largo de los 9 meses del embarazo siendo la más habitual hinchazón en manos, pies, cara, vértigos, dolores de cabeza recurrentes,  etc.

Entre el 8 y el 10% de las embarazadas tienen en el algún momento de su embrazo mediciones que podrían considerarse como tensión arterial alta.

Puedes ampliar la información sobre la hipertensión arterial alta en embarazadas consultando este artículo: 

http://www.comprartensiometro.net/hipertension-embarazo/

 

 

 

Hipertensión y lactancia

Muchas madres durante la lactancia del bebé siguen dando niveles altos en la presión sanguínea pero por si misma esa presión no es peligrosa para la lactancia del bebé aunque no por ello se deba seguir con un control rutinario y continuado de los valores arrojados por los tensiómetros de brazo o de muñeca.

La lactancia de un niño conlleva mayor cansancio para la madre y agotamiento corporal por lo que se debe aumentar la ingesta de líquidos, prolongar los descansos, evitando permanecer durante mucho tiempo a pie quieto.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas