,

YO QUIERO SER MAMÁ

YO QUIERO SER MAMÁ

hoy hablo de mi camino, desde el momento que decido que si, que quiero ser madre hasta el que lo consigo… Y no siempre es todo un camino de rosas.

hoy hablo de mi camino, desde el momento que decido que si, que quiero ser madre hasta el que lo consigo… Y no siempre es todo un camino de rosas.

Con tan solo veinte años, ni me había planteado ser madre, no sabia si quería serlo en el futuro, ni si tenia ese instinto maternal del que hablaban…Supongo que como muchas no? Hasta que entré a mi ecografía, parte de mi revisión anual que desde los diecisiete año me hacían ya que tenia algún desarreglo hormonal que me provocaba menstruaciones irregulares… En esta ecografía descubrí, que mis desarreglos se debían en parte a un fibroma intrauterino, situado en una zona de difícil acceso, y que el facultativo que me estaba mirando no dudó en decirme (con una frialdad inhumana que aun tengo grabada en el recuerdo) que no me preocupara que no me iba a morir, pero que hijos me olvidara de tener, porque de operarme la única opción era vaciarme. No te planteas ser madre, hasta que alguien te dice que no vas a serlo. Mi mundo se paro en ese mismo momento y yo solo pensaba en lo que me acababan de decir. Yo quiero ser madre!!! Yo quería vivir esa experiencia! Y ahí está, mi instinto maternal, el que creía que no existía estaba dentro de mi, aletargado, esperando su momento…

Casi diez años de médico en médico con diferentes opiniones y ninguna mucho mas alentadora. Hubo una doctora,  mujer,  y recalco una mujer porque me pareció increíble la falta de sensibilidad y de empatia por su parte cuando,  textualmente, me dice:

– Dra.:Bueno, pero eres muy joven, quieres quedarte ahora embarazada???

-Yo: no, ahora corriendo no, en un par de años o tres supongo

– Dra.: Entonces,  cuando te pongas y tenga un par de abortos ya pensamos en operar pero de momento para qué!

Yo: Comoooooo???

Definitivamente cambié de ginecólogo

Afortunadamente di con la que es mi ginecóloga actual,  no voy a dar su nombre, pero si alguien tiene interés estaré encantada en recomendarla. Cuando le conté toda mi historia no daba crédito y en un mes desde que me vio en la primera visita,  estaba en quirofano con ella.  Lo que con veinte años,  cuando me encontraron un fibroma chiquitito pero con mucha actividad,  hubiera sido una lamparoscopia de una hora y un mes de reposo, se convirtió en una cesárea de cuatro horas de quirofano y tres meses de baja por la cantidad de sangre que perdí… casi nada no??  Pero mi útero estaba limpio,  sano y dispuesto (después de un año de post-operatorio, eso sí).

A partir de aquí mi historia es como la de muchas, después de unos meses de incertidumbre,  un pequeño disgusto y muchas visitas a mi gine,  se produjo el milagro, estaba embarazada,  Zaira venía en camino

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas