,

Desarrollo infantil: Mi segundo año de vida. “Me hago grande”

Desarrollo infantil: Mi segundo año de vida. “Me hago grande”

El segundo año de vida es una etapa de constante movimiento y actividad. Se abre ante el bebé todo un nuevo mundo por explorar. Todo esto contribuye a su maduración motora, emoc...

El segundo año de vida es una etapa de constante movimiento y actividad. Se abre ante el bebé todo un nuevo mundo por explorar. Todo esto contribuye a su maduración motora, emocional, intelectual y social. Es en el momento donde comienzan a asentarse y desarrollarse multitud de aprendizajes que marcaran su desarrollo posterior.

  • Habilidades psicomotoras:

Habilidades psicomotoras (equilibrio, coordinación, ritmo,…); sociales y emocionales (respetar turnos, reconocer y expresar estados de ánimo,…); comunicativas (primeras palabras, frases,…) y psicológicas (creatividad, atención,…).
Uno de los principales logros en este segundo año de vida es caminar, esto va suponer la explosión de muchos otros aprendizajes.
Alrededor de los 15 meses ya son capaces de andar solos sin ayuda. Poco a poco van mejorando en la coordinación y el sentido del equilibrio; aunque es un proceso que está en desarrollo durante los meses posteriores.
La experiencia de caminar estimulará el desarrollo del área de su cerebro que controla la coordinación y el equilibrio. Caminar ofrece una nueva forma de exploración según van adquiriendo diversas técnicas de movimiento (caminar con más seguridad, correr, dar pasos de lado, cambiar de dirección).
El perfeccionamiento en este aprendizaje va a posibilitar realizar cada vez desplazamientos más lejanos, una mejor coordinación y equilibrio y un movimiento más libre e independiente de sus extremidades. Todo ello va a permitir llevar a cabo acciones que suponen una compleja coordinación como dar una patada a una pelota o subir y bajar escaleras.
Aunque subir escaleras es un aprendizaje que se puede adquirir antes de los 24 meses. Bajarlas es el gran desafío y para ello es importantísimo tener afianzado un aprendizaje anterior: caminar.
Bajar las escaleras exige una coordinación y equilibrio complejo mucho mayor que subirlas. Ira paso a paso y realizando pequeños ajustes que le permitirán alcanzar el objetivo.

  • Habilidades de lenguaje:

Otro de los aprendizajes más significativos en este segundo año es la explosión del lenguaje. Hacía los 12 meses comienzan a emitir sus primeras palabras, aumentando poco a poco no solo su vocabulario sino también la longitud y complejidad de las frases que son capaces de decir y construir. Siendo capaces de realizar a los 24 meses frases de dos palabras como por ejemplo “nene parque” o “mama agua”, con una clara intención comunicativa (petición, deseo,…).

Miriam Lara
Psicóloga infantil y Experta en Atención Temprana
C.A.I. Ohana



www.centroohana.es

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas