,

Receta de scones caseros

No sé si a alguien más le pasará pero tengo una lista tan graaaande de recetas pendientes que rara vez repito alguna de las que hago aunque me haya encantado. Y es que a mayor ...


No sé si a alguien más le pasará pero tengo una lista tan graaaande de recetas pendientes que rara vez repito alguna de las que hago aunque me haya encantado. Y es que a mayor número defuentes de inspiración, más ideas voy acumulando. Ya nome basta sólo con librosyblogs, también tengo a mi querido y adictivoPinterest. De hechocreo que no me queda mucho paraque me salga un botón de "Pin it" en mi dedo índice, sin necesidad de instalarlo como gadget, sin códigos HTML ni nada...
Pero a lo que íbamos, estos scones de mascarpone y azúcar moreno están tan buenos queme parecen dignos de repetir una y otra vez pasando por encima al resto de recetas de la lista.
Son deliciosos para desayunar una mañana deprimavera o veranode esas con cielo azulmientras planeas un día en la playa o de paseo.Y si no me crees, mira la foto y dime que no oyes pajaritos cantando en tu ventana, no hueles a mar o no notas los rayitos del cálido sol en tu cara...


La receta es de una de mis cocineras favoritas, Lorraine Pascale, esa chef británica que tiene un cuerpo de infarto a pesar que dice que se come tooooodo lo que hace y que cocina con mucho glamour, sin delantal y no se mancha...
Recomiendo totalmente su libro "Baking made easy". Las recetas son bastante sencillas,con ingredientes al alcance de cualquiera y quizá más ligeras que las recetas americanas.


Aquí dejo la receta de los scones que no engordan ni manchan...

RECETA DE SCONES DE MASCARPONE Y AZÚCAR MORENO
*Adaptada del libro "Baking made easy" de Lorraine Pascale
Ingredientes para 9 scones

  • 340 gr. de harina self raising o bizcochona
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1 pizca de sal
  • 80 gr. de mantequilla cortada en cubos
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 80 gr. de queso mascarpone
  • 90 cc. de leche
  • 1 huevo batido para el glaseado

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 210º.
  2. En un bol ponemos la harina, la levadura, la sal, la mantequilla y el azúcar y batimos con la batidora de varillas hasta que la mezcla tome aspecto de "migas de pan".
  3. Añadimos el queso mascarpone y volvemos a batir unos pocos segundos.
  4. Hacemos un hueco en el centro del bol y añadimos la leche. Ahora nos toca mezclar todos los ingredientes con la mano hasta que se integren.
  5. Una vez tengamos una masa homogénea, (no hace falta amasar tanto como un pan) la sacaremos del bol y sobre una superficie enharinada la extenderemos con un rodillo dejando un grosor de 2 cm.
  6. Con un cortador redondo de unos 6 cm de diámetro, cortaremos los scones con cuidado de no aplastar los bordes.
  7. Pintamos con huevo batido y horneamos unos 12 minutos o hasta que esten dorados a 210º.
  8. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Yo los suelo comer con un poco de queso mascarpone y mermelada de fresas con alguna frambuesa o cualquier fruto rojo. Se congelan bastante bien y cuando quieras uno, solo tendrás que sacarlo del congelador y ponerlo en la tostadora.

Están tan buenos que cuando sé que me espera algún scone en el congelador para desayunar, ¡me despierto con una sonrisa de oreja a oreja!.


¡Nos vemos el próximo lunes con otra idea para desayunar!

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas