,

Hogar a prueba de niños

La curiosidad de los niños pequeños les hace llegar a rincones insospechados, pudiendo alcanzar a todos esos sitios que hasta hace cuatro días creíamos seguros y es que en cuant...

La curiosidad de los niños pequeños les hace llegar a rincones insospechados, pudiendo alcanzar a todos esos sitios que hasta hace cuatro días creíamos seguros y es que en cuanto empiezan a gatear nuestro hogar se convierte en un paraíso para explorar pero a su vez puede ser una trampa. Hay niños más tranquilos y otros más inquietos, pero todos pueden acceder a los peligros que acechan en cada esquina. Os traemos unos consejos que si los ponemos en práctica conseguiremos un hogar a prueba de niños.

Las medicinas no son caramelos

Cuando quieras que tu hijo se tome una medicación no se la des llamándola caramelo para que se la tome mejor, ese es el primer error que debemos evitar, para que luego ellos no busquen esos caramelos en el botiquín y así evitaremos accidentes. Además es conveniente que coloquemos el botiquín en alto y bajo llave.

Crear zona de juego segura

Procura a tu hijo un espacio seguro para sus juegos, en el que se sienta confortable y no busque otras zonas peor habilitadas para ellos. Las alfombras mulliditas o de caucho son una buena opción para el suelo. Los juguetes que estén a su alcance que sean los apropiados a su edad.

Revisa todas las estancias de la casa

Entra en cada una de las habitaciones e intenta verla con ojos de niño. Revisa estantes con libros que no se pueda subir ni que se puedan volcar encima.

Destinemos los cajones más bajos para guardar cosas que no conlleven peligro como por ejemplo para guardar la mantelería, etc.

Elementos de seguridad

En el mercado encontraremos muchos cachivaches para prevenir los accidentes de los niños. Es muy importante que cuando pongamos sistemas de seguridad para que no puedan abrir armarios, nevera, la tapa del inodoro, etc, no lo hagamos delante de los niños, pues nos sorprenderá ver lo rápido que aprenden observándonos e intentando abrirlos ellos solitos.

Para las puertas podemos poner unos topes blandos que harán que no se puedan pillar los dedos.

En todas las esquinas de los muebles, mesas bajas, etc, podemos poner unos topes esquineras blandas que evitarán que se las puedan clavar.

Si en la casa hay escaleras podemos colocar una barrera tanto en la parte alta como en la baja.

Y muy importante poner tapas en todos los enchufes, no hay nada que les llame más la curiosidad que esos dos agujeritos.

Por edades

  • 0-6 meses. No subestimemos a nuestros bebés, de un día para otro van cambiando y mientras que un día no se mueven, al siguiente pueden rodar. Tengamos precaución en el cambiador, de no dejarlos solos en superficies elevadas y en utilizar correctamente los sistemas de sujeción de sillitas y hamacas.
  • 6-12 meses. En esta etapa comienzan a gatear, y de este modo pueden llegar a casi cualquier sitio y el día menos pensado se pondrán de pie. Procura mantener el hogar sin objetos pequeños que puedan estar a su alcance, pues todo lo que encuentren se lo llevarán a la boca. Los cajones comienzan a ser una auténtica tentación para ellos, si pueden los abrirán y vaciarán su contenido. Para ellos es un juego que les encanta.
  • 1-2 años. Es el momento de anclar todas las cosas. Ya caminan y su curiosidad no tiene límites. Todo lo tocan, todo lo quieren y a todo alcanzan. Cuidado también con las cosas altas, con su imaginación se las ingeniaran para lograr encaramarse a los sitios altos.
  • A partir de los tres años los peligros disminuyen, pero no por ello debemos bajar la guardia. Es muy importante que a partir de esta edad les vayamos educando en las medidas de seguridad, que entiendan las consecuencias que pueden tener según que cosas y es más importante prevenir con una buena educación que envolviendo a nuestros hijos en papel de burbujas.

¿Qué medidas tomáis en casa para hacerla a prueba de niños? ¿Cuál es vuestro truco?

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas