,

Los niños tienden a engordar en el verano

Los niños tienden a engordar en el verano

Helados y refrescos industriales para saciar la sed y combatir el calor, y patatas fritas durante una larga jornada de playa para calmar el gusanillo.. Son algunos de los alimen...

Helados y refrescosindustriales para saciar la sed y combatir el calor, y patatas fritas durante una larga jornada de playa para calmar el gusanillo.. Son algunos de los alimentos que toman nuestros hijos en esceso durante los meses de verano y las vacaciones. Y es que posiblemente no seamos tan estrictos con la alimentación durante esta época del año. Pero cuidar la alimentación de los niños es algo que los padres debemos considerar como un trabajo a tiempo completo, sin descuidarse dado que en un abrir y cerrar de ojos los niños pueden caer en lo que se conoce comoobesidadinfantil,algo que trae consigo una buena cantidad de problemas de salud que debemos evitar.

Se ha indicado por ejemplo que un período en el que hay que poner especial atención a lo que comen los niños es el verano, dado que se sabe que durante ésta época del año los pequeños tienden asubir tres veces más de pesoque durante el resto del año, sobre todo cuando se encuentran en vacaciones, que es cuando se les dan varios permitidos en lo que respecta a la alimentación, como comer más golosinas que frutas, y no respetar los horarios de las comidas.

Durante el verano hay que limitar el consumo de fritos y de dulces, evitando las gaseosas y las hamburguesas, sobre todo es necesario incentivar a los niños a aprovechar del buen tiempo y realizar actividades al aire libre, de ésta forma queman calorías y se ponen en forma. Durante las horas de juego o de actividad física es importante mantenerlos hidratados con agua, jugos de frutas frescas o helados caseros.

La razón por la cual los niños aumentan de peso en las vacaciones de veranocorriendo el riesgo de padecer obesidadinfantil, es basicamente a que dejan de lado las rutinas que deben respetar durante el año escolar, tiempo en el que tienen momentos fijos para comer, mientras que durante el tiempo de ocio se prestan a comer a diferentes horar del día, y a ingerir comidas poco saludables en su mayoría, sin combinarla con actividades positivas.

Los niños más propensos a sufrir ésta subida de peso en los meses de calor son aquellos que ya han tenido obesidadpor lo que corren serios riesgos de padecer una recaída que hay que vigilar.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas