,

La importancia del deporte en nuestros hijos

La importancia del deporte en nuestros hijos

El ejercicio físico debe entenderse como un hábito diario imprescindible, el cuerpo es una máquina que puesta en marcha no puede detenerse, si nuestro cuerpo se cuida desde pequ...

El ejercicio físico debe entenderse como un hábito diario imprescindible, el cuerpo es una máquina que puesta en marcha no puede detenerse, si nuestro cuerpo se cuida desde pequeños será más fácil cuidarlo al crecer.

Hacer deporte logra cuidar y conservar la máquina. De igual manera que desde niños hay que adquirir el hábito de lavarse los dientes y esto formará parte de nuestra rutina diaria, también debemos inculcar a los más peques practicar ejercicio físico para adquirir este hábito tan saludable.

Sabemos que muchas veces las rutas escolares, los coches y el transporte público monopolizan los desplazamientos y sin darnos cuenta cada día recorremos menos distancia al caminar. Los niños están en continuo movimiento, saltan, juegan, pasan tiempo con sus amigos en el parque… pero esto no es suficiente para adquirir el hábito de hacer deporte.

¿Qué podemos hacer para inculcar esta práctica en los más peques? Primero debemos ser conscientes de la importancia del deporte y explicárselo de manera natural, por ejemplo, haciéndoles saber que de igual manera que nos lavamos los dientes todos los días para que no se nos caigan, se debe practicar deporte para que nuestro cuerpo no se oxide y de mayores tengan una mejor salud.

La Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús ha organizado una carrera popular para familias llamada “Corre por el niño” el próximo 21 de octubre en Madrid. Una buena manera de iniciar a los peques en el mundo del deporte. Si queréis apuntaros a esta carrera solamente tenéis que inscribiros en su web.

Algunos consejos para conseguir que los niños comiencen a practicar deporte

-Planificar las rutas que se hacen a lo largo del día y proponer ir caminando a más sitios.

-Proponer paseos a lo largo del día, por ejemplo, ir caminando de casa al parque o a la actividad extraescolar en la que participen los peques.

-Animar a los niños a utilizar algún elemento como la bici o el patinete para desplazarse.

-Apuntarlos a clases de su deporte favorito.

Existen miles de propuestas para que desde pequeños comiencen a adquirir la rutina del ejercicio físico, lo mejor es empezar practicando acciones que les apasionen y no supongan grandes sacrificios o dificultad ya que si no se abandonará antes de convertirse en hábito.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas