,

Roger Vivier

Roger Vivier

ROGER VIVIER empezó diseñando para DIOR en los años 50, suyos fueron los zapatos que llevó la reina Isabel II el día de su coronación y a él se atribuye la “invención” del tacón...

ROGER VIVIER empezó diseñando para DIOR en los años 50, suyos fueron los zapatos que llevó la reina Isabel II el día de su coronación y a él se atribuye la “invención” del tacón de aguja…

En los años 60 empezó a colaborar con YVES SAINT LAURENT y encontró su lugar en la historia de la moda diseñando los zapatos PILGRIM (de peregrino) también conocidos como BELLE VIVIER.

Son los famosísimos zapatos de charol, planos o con medio tacón, adornados con una gran hebilla cuadrada que hizo imprescindibles CATHERINE DENEUVE, al lucirlos en la mítica BELLE DE JOUR de LUIS BUÑUEL, estrenada en 1967.

Pero la primera vez que se mostraron, acompañaban perfectamente, otro vestido icónico, el MONDRIAN de YVES SANINT LAURENT de 1965. Hoy día, 47 años después, siguen siendo un “must have”.


De la mano de BUÑUEL, CATHERINE DENEUVE
se convirtió en Sévérine, la mujer aburrida y
contenida que decide convertir sus fantasías
en realidad y vivir una doble vida.

En la construcción del personaje, resulta
esencial el vestuario.

Impecablemente vestida por YVES SAINT
LAURENT
y calzada por ROGER VIVIER,
Sévérine se hizo aún más inquietante.

De líneas depurado y estilo casi monacal,
La ropa y los complementos que CATHERINE
DENEUVE lució en la película marcaron
tendencia y se convirtieron en objeto de culto.

Una película tan introspectiva, en la que no se distingue claramente entre las fantasías de la protagonista y la realidad, no podía ser ajena a los zapatos como fetiche, que protagonizan algunas escenas en primer plano…

Tras la muerte de ROGER VIVIER en 1988, la Casa dirigida ahora por BRUNO FRISONI y representada por INÈS DE LA FRESSANGE, totalmente identificada con la estética de las hebillas, actualiza cada temporada sus clásicos zapatos.

La BELLE VIVIER ya no representa la corriente Mod, ni se identificaría con una ama de casa de la alta sociedad, ahora, revisitado en colores flúor, es un símbolo del chic parisino… larga vida a la hebilla !!!



www.rogervivier.com

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas