,

Excursión para niños con bici o en la sillita en Palma de Mallorca

A veces nos apetece poder dar un agradable paseo con la sillita de los niños saliendo de la rutina del parque, recorrer caminos que no supongan un obstáculo para el cochecito o...

A veces nos apetece poder dar un agradable paseo con la sillita de los niños saliendo de la rutina del parque, recorrer caminos que no supongan un obstáculo para el cochecito o incluso realizarlo con los niños revoloteando en bici. Esta nueva excursión es un paseo sencillo para hacer con el bebé en el carrito o en la silla.

  • De Binissalem a Binigual


El pueblo de partida como el de llegada se merecen una visita por si solos, pero si además podemos recorrer la pequeña distancia que los separa en un paseo pues mucho mejor. Saldremos de Binissalem, al que podemos llegar en coche o en tren para llegar hasta Binigual.

  • Recorrido


Atravesaremos el pueblo en dirección sur, bajando hasta llegar en diez minutos a la carretera general. No os preocupéis, tenemos un semáforo para cruzarla de forma segura. Avanzaremos hasta encontrarnos que se divide en dos, una más grande y transitada y otra más pequeña a la izquierda que indica “a Binigual”, obviamente cogeremos este camino. Un cartel de madera nos indicará que estamos en el camino correcto “A Sencelles per Binigual” y ya no tendremos problemas, podremos seguir tranquilamente todo recto. Tener en cuenta que al poquito del camino pasaremos por debajo de la autopista, pero enseguida dejaremos atrás el bullicio de los coches.

Campos de cultivo, masías, ovejas, cerditos, caballos ¡qué bien poder observarlo todo!, será mucho más entretenido nuestro camino si contamos todos los animalitos con los que nos cruzamos.



Enseguida llegaremos a este pueblo, compuesto sólo por dos calles empedradas con una fuente central y una iglesia con un angel en la entrada ¡precioso!. Apenas una docena de casas lo componen, pero podéis ir viendo los jardines de las casitas que suelen estar muy bien cuidados con sus estatuas señoriales. También veremos una bodega con dibujos de la vendimia ¿a qué es bonito? Realmente se trata de un rincón muy especial, donde el silencio sólo se verá alterado con las risas de nuestros hijos.

La vuelta es por el mismo camino y en esta ocasión caminaremos de cara a las montañas. Una vez que lleguemos de regreso a Binissalem podremos recrearnos visitando el pueblo que tiene un campanario único en la isla o descansar tomando algo en las terrazas mientras los niños juegan ¡Qué planazo!

  • Datos técnicos


Duración: 2 horas andando ó 1 hora en bici

  • Dificultad: muy baja, camino llano y asfaltado
  • Distancia: 4,3 Km



Imágenes: Iglesia, Binigual, fuente, cartel, Binissalem

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas