,

Qué juguetes comprar y en qué fijarse

Qué juguetes comprar y en qué fijarse

Estamos en una época en la que se compran y se reciben muchos juguetes, cuentos, videojuegos y muñecos para los niños y muchas veces con las prisas propias de este mes, el bulli...

Estamos en una época en la que se compran y se reciben muchos juguetes, cuentos, videojuegos y muñecos para los niños y muchas veces con las prisas propias de este mes, el bullicio y las filas interminables a nuestro alrededor, la jornada se hace experiencia agotadora y se nos dificulta el fijarnos en ciertos detalles.


Las Navidades y Reyes son una oportunidad de oro para comprar regalos divertidos que puedan entretener y estimular áreas débiles de los niños para fortalecerlas, enseñarles habilidades aún no adquiridas o afianzar la relación padre-hijo o entre los hermanos.


A la hora de comprar un juguete para estimular un área débil hay que buscar uno que requiera o implique otras habilidades que el niño tiene fortalecidas para evitar que se aburra, se frustre y lo deje tirado, por ejemplo: si queremos estimular la lectura comprar un cuento sobre un tema que le encante, si queremos fortalecer la atención pero es muy inquieto buscar un juego de memoria con dibujos llamativos en el que se turne con varios jugadores u otro en el que los períodos de atención que requiera sean cortos y que la parte motora esté implicada, como el twister, los juegos de mantener el equilibrio de pingüinos o piezas que hay que evitar que se caigan.


Los juegos por equipo como adivinar dibujando o los de mesas, ayudan a afianzar las relaciones familiares y a compartir, si se turnan las alianzas de los padres con los hijos o los padres son un equipo y los hijos otro; los puzzles y los de construcción ayudan a afianzar la colaboración y el trabajo en equipo pero si se distribuyen bien las tareas y los niños son de edades similares.


Cuando compramos un juguete para que se divierta y se la pase bien, debemos pensar en la edad y personalidad del niño y tener mucho cuidado con la edad que señala el fabricante: muchas veces el rango de edad no coincide con la realidad al recomendarse antes de tiempo para niños que a nivel de desarrollo esperado no son capaces aún de hacer lo que el juguete requiere o que ya les queda pequeño; otras veces son los vendedores los que insisten el que el juguete si funciona para esa edad aunque el fabricante no lo señale y a nosotros no nos convece.



La personalidad del niño también es importante: hay niños más tranquilos, otros más inquieto, algunos más científicos dispuestos a experimentar, los hay artísticos a quienes les encanta crear y dibujar, otros que adoran las manualidades y están a los que les gusta jugar con otros o entretenerse solos imaginando batallas o recreando la hora de comer. El juguete se debe adaptar al niño, no el niño al juguete.

A la hora de comprar o recibir para los niños un videojuego es muy importante fijarse en las normas PEGI que son las que vienen en las carátulas por la parte de atrás e indican los contenidos del videojuego y la edad para la que se recomienda. Es importante seguir la recomendación de la edad ya que no es un tema de inteligencia sino de desarrollo emocional el que está en juego cuando se le permite al niño jugar con uno que no es recomendado para su edad.

Por último, no tema guardar para las próximas Navidades o para dentro de unos meses, ese juguete o videojuego que le han regalado a su hijo para una edad mayor o con el que usted no está muy de acuerdo porque no coincide con los valores que trata de fomentar en sus hijos, es usted el adulto responsable a quien le corresponde la educación del niño.

Yezenia González Robaina
Psicóloga-Psicoterapeuta de niños y adultos
Creadora de Crece con Yeze
www.crececonyeze.com
yeze@crececonyeze.com

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas