,

Cómo negociar una subida salarial

Cómo negociar una subida salarial

¿Consideras que tu salario es bajo? ¿Te parece que no está acorde con tus responsabilidades? Entonces ha llegado el momento de pedir una subida salarial, por mucho miedo que te...

¿Consideras que tu salario es bajo? ¿Te parece que no está acorde con tus responsabilidades? Entonces ha llegado el momento de pedir una subida salarial, por mucho miedo que te dé hacerlo. Seguramente puedas conseguirlo, si lo planteas de modo adecuado.

Para empezar hay que hacer un análisis de la situación

  • Hablar con la persona adecuada: saber quién es el interlocutor válido para formular esa petición.
  • Analizar los sueldos que pagan otras empresas por el mismo puesto de trabajo, y también lo que cobran en nuestra empresa.
  • Haber sido productivo, responsable y eficiente en el cargo que ocupas.

Una vez claro el principio, hay que planificar la entrevista y los argumentos:

  • Elegir cuidadosamente el día, el momento y el lugar. El requisito principal es que sean un momento y un lugar tranquilos, libres de interrupciones. Es mejor hacerlo a final de año, cuando se revisan los salarios y cuando se sepa que el balance de la empresa es positivo.

  • Empezar preguntando sobre la opinión que generamos a nuestro superior. Comportarse como un líder y argumentar que hemos colaborado muy activamente al beneficio de la compañía. Enumerar detalladamente las tareas y responsabilidades que hemos desarrollado y que han ayudado a generar rendimientos. Hacer ver que nuestro aumento será un beneficio para la compañía, de modo que ambas partes salgan vencedoras del acuerdo que se alcance.

  • Pedir una cantidad concreta. No se debe empezar la negociación esperando que sea la empresa quien fije la cifra. De igual manera, tampoco es correcto pedir una cifra exorbitante, para irla bajando después. Es recomendable saber ser flexible. Puede ocurrir que la empresa no pueda permitirse el aumento que pedimos, pero que a cambio nos ofrezca un pago en especies o algún otro tipo de compensación.

En cualquier caso, aparte de lo señalado arriba, hay que evitar:

  • Emplear motivos personales para convencer. Esto devalúa nuestro trabajo y nuestra validez profesional. Toda subida salarial debe plantearse como merecida profesionalmente.
  • No hacerse la víctima. Resta credibilidad hacia nuestra labor y nos presenta como alguien conflictivo. Hay que exceptuar de este apartado el agravio comparativo, cuando nuestros compañeros cobran más por el mismo trabajo.

Espero que después de estos consejos, tengáis éxito, si pretendéis un aumento salarial.

¿Sigue pareciendo "misión imposible" conseguirlo? ¿Creéis que en la crisis se puede conseguir un aumento de sueldo? ¿Debemos conformarnos con sólo tener un trabajo y no a un sueldo mejor?

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas