,

Viaje en familia a Dinamarca: ¡Qué vienen los vikingos!

Grandes viajes en familia, descubre el mundo de los vikingos, las costumbres de un pueblo original. Acércate con los niños y embárcate en esta aventura donde las frías aguas del...

Grandes viajes en familia, descubre el mundo de los vikingos, las costumbres de un pueblo original. Acércate con los niños y embárcate en esta aventura donde las frías aguas del Fiordo de Roskilde nos reciben para compartir la hidromiel de los vikingos.

En Dinamarca debemos visitar la ciudad de ROSKILDE que fue fundada por el rey vikingo Harald I Diente Azul en el siglo X y visitar el MUSEO DE BARCOS VIKINGOS y antes de irte, da un agradable paseo por la ciudad hasta su catedral.

El trayecto en tren desde Copenhague a Roskilde dura unos 30 minutos, así que se trata de una escapada que no puedes perderte.

Museo de Barcos Vikingos

El Museo de Barcos Vikingos es para niños de todas las edades.La historia nos cuenta que en torno al año 1000, hundieron cinco barcos en el fiordo de Roskilde, de esta manera bloquearon la entrada y protegieron Dinamarca de los ataques enemigos. 900 años después, ya en los años 60 reflotaron estos barcos y crearon el museo. La visita se inicia con la película “Los barcos vikingos” a partir de ese momento podemos recorrer una serie de exposiciones que nos informarán sobre como son los barcos, la vida en el mar, la época de los vikingos y los propios vikingos.
En el exterior del edificio tenemos el puerto donde podremos subir en un auténtico barco vikingo, un buque mercante cargado con mercancías de todo el mundo vikingo y un buque de guerra equipado para la batalla. En el puerto nos encontramos con la colección de reproducciones de naves nórdicas y vikingas que surcan los mares.

También está el astillero donde se explican las fases de construcción de los barcos, se muestran algunas réplicas e incluso uno puede asistir al proceso de fabricación de una de las embarcaciones.

Todo enclavado en el bonito paisaje.

Además de poder visitar los talleres artesanos de forjado, talla de madera, cordelería, cestería y arcos vikingos. Podemos visitar a los artesanos en sus talleres y observar como hacían todos los textiles y la ornamentación, con sus ricos colores además de los talleres artesanos de forjado, tallade madera, cordelería, cestería y arcos vikingos.

Qué pueden hacer los niños. Actividades para niños

Si eres niño puedes participar en multitud de actividades especialmente preparadas para ti:

  • Vestirte como un vikingo
  • Escribir tu nombre en las runas
  • Girar la pesada espada
  • Conseguir el sello y acuñar tupropia moneda de plata
  • Decorartu escudo de madera con hermosos colores
  • Empuñar el martillo de Thor
  • Hacer una hermosa cadena de perlas de vidrio árabes
  • Sentarte en la proa del barco vikingo en un paseo por el fiordo de Roskilde
  • Ver la película del viaje del Sea Stallion en la gran pantalla (disponible también en español)
  • Y si vienes en verano puedes participar activamente en talleres sobre restauración o navegar y aprender a remar un barco vikingo

A tener en cuenta con niños pequeños
En la parte interior del museo es complicado acceder con cochecito de niños debido a las escaleras, aun así, el museo presta sillas de niños para moverse por los alrededores.Como anécdota os contaré que los perros pueden ir al recinto exterior del museo, aunque lo de subir en el barco no lo tengo yo tan claro.

El museo está abierto de 10:00 a 17:00 h todos los días del año excepto 24, 25 y 31 de diciembre.
Entrada adulto 14,50€, estudiantes 11,50€, niños hasta los 17 años gratis.

No te vayas sin visitar su tienda o tomar un refresco en la cafetería o restaurante del museo.
www.vikingeskibsmuseet.dk

La catedral de Roskilde
Un enorme edificio de ladrillo del siglo XII de estilo gótico temprano, donde se vienen enterrando a la realeza de Dinamarca. Es el gran símbolo de la ciudad que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se encuentra en el centro y sus torres dominan toda la ciudad.
Nos resulta chocante ver una catedral de ladrillo, acostumbrados como estamos a las catedrales de piedra españolas, pero se trata de una de las primeras grandes obras danesas en las que se utilizó este material.
Dentro de la catedral podemos visitar el Museo Catedralíceo

Para terminar la jornada no podemos dejar de pasear por sus agradables calles y realizar algunas compras en la zona peatonal. Las calles más importantes rodeadas de comercios y cafés son Skimagergade y Algade.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas