,

Cinco mitos sobre el embarazo

Cinco mitos sobre el embarazo

Parece que en cuestiones de embarazo todo el mundo sabe más que tú y tiene derecho a opinar. Pero, ¿saben lo que dicen? Ya vimos cinco mitos sobre el cuidado del bebé, y hoy te ...

Parece que en cuestiones de embarazo todo el mundo sabe más que tú y tiene derecho a opinar. Pero, ¿saben lo que dicen? Ya vimos cinco mitos sobre el cuidado del bebé,y hoy te desvelamos algunos de los mitos más frecuentes relacionados con el embarazo, el bebé, la nutrición mientras estás esperando, para que te quedes tranquila no te preocupes por tu salud ni la de tu bebé por motivos injustificados.

Si tienes un antojo insatisfecho, el bebé tendrá una marca. Según todos los médicos, es una soberana tonteríaa. Las manchas con las que nacen algunos bebés no tienen nada que ver con los antojos, generalmente (en las de color marrón) se deben a una acumulación de melanina en la zona. Las rojas o moradas, conocidas como angiomas, se deben a una formación anómala de venitas y capilares que se han dilatado. Y nada, nada tiene que ver con que no te comieras un helado con berberechos o no tomaras churros a las tres de la madrugada. ¡Quédate tranquila!

Hay que comer por dos
: ¡también falso! De hecho, cualquier médico te dirá que lo ideal es engordar alrededor de un kilo por mes, y engordar más de 12 es peligroso tanto para el bebé como para la madre. No tienes que comer más cantidad, pero sí llevar una dieta lo más sana y equilibrada posible, y evitar los excitantes como el café o los refrescos de cola.

No puedes tener relaciones durante el embarazo. ¡Nada de eso! A menos que tu médico te indique lo contrario. Generalmente se recomienda hacerlo con normalidad siempre que sea cómodo y que no suponga molestias, hasta aproximadamente dos semanas antes del parto (ya que a partir de aquí aumenta el riesgo de rotura de la bolsa amniótica). Y también es falsa la creencia popular de que el parto se adelanta si mantienes relaciones.

Se acabaron los baños: sólo puedes ducharte. También es falso: hasta el momento en el que se desprende el tapón mucoso (que es al final del embarazo), no hay ningún problema porque te des baños relajantes, tanto en la bañera como en la piscina. Además, la natación es estupenda para las embarazadas.

Si la tripa está alta, será una niña, si está baja, un niño: no hay ninguna relación. Tanto la forma como la altura de la tripa tienen que ver con el tono muscular y uterino, y con la posición del bebé. Si quieres saber el sexo del pequeño no te compliques: ¡hazte una ecografía!

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas