,

Un pecho perfecto

Un pecho perfecto

Para qué negarlo: el pecho es una de las partes que más nos preocupan a todas las mujeres, y que más pierde con el paso de los años. Queremos que se mantenga firme, bonito y en ...

Para qué negarlo: el pecho es una de las partes que más nos preocupan a todas las mujeres, y que más pierde con el paso de los años. Queremos que se mantenga firme, bonito y en su sitio, y, por supuesto, sin estrías.

Pero… ¿sabemos cómo cuidarlo? Ése es otro cantar… Por eso me parecen muy interesantes los consejos que la doctora Mª José Barba propone para mantenerlo en forma.

Vayamos por partes: lo primero es no olvidarnos de que la piel del pecho, muy fina y delicada, necesita como el resto del cuerpo su dosis de hidratación diaria, así como protección solar en verano (¡sí, tú también, aunque no hagas top less!). Además, en épocas de riesgo como la adolescencia, cuando hay variaciones de peso y por supuesto durante el embarazo, es muy importante utilizar una crema antiestrías para evitar su aparición.

Otro punto importantísimo es el automasaje, no sólo para que penetre perfectamente el producto que utilizamos, sino para mantener bien controlado el estado, textura y posibles irregularidades del pecho. Si notas algún cambio no te asustes, pero no dudes un minuto y acude rápidamente al ginecólogo: un porcentaje muy alto de cáncer de pecho se puede curar fácilmente si el diagnóstico es precoz. Ten en cuenta que durante la regla, y los días justo antes y después, es muy frecuente que los ganglios estén inflamados, pero aún así ve al médico al primer signo que te preocupe para descartar cualquier patología.

El sujetador es como una segunda piel, lo llevamos durante todo el día y por eso es muy importante elegir el adecuado. ¿Y cuál es? Pues el que mantenga el pecho bien sujeto sin comprimirlo. Parece una tontería y algo muy obvio, pero un sujetador demasiado apretado puede producir problemas de drenaje y retención de líquidos, malas posturas y dolores de espalda, hombros, cuello y tórax. El tejido es también importante: elige fibras naturales para evitar cualquier tipo de reacción como irritaciones o eczemas. Que lleve aros o no no es relevante, siempre que el pecho esté bien recogido y que los aros no se claven.

Y recuerda: ve al ginecólogo para las revisiones periódicas, ¡que una vez al año no hace daño! (y sí que evita futuros daños).

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas