Mascarillas caseras para utilizar durante el embarazo

Mascarillas caseras para utilizar durante el embarazo

Durante el embarazo hay que tener mucho cuidado con los cosméticos que usamos, ya que a través de la piel los principios activos pueden llegar al bebé. Por eso, para que te cuid...

Durante el embarazo hay que tener mucho cuidado con los cosméticos que usamos, ya que a través de la piel los principios activos pueden llegar al bebé. Por eso, para que te cuides en casa con una seguridad total para el bebé, hoy te traemos ideas de mascarillas naturales para hacer en casa que puedes utilizar durante el embarazo sin ningún riesgo.

Al margen de productos que podemos encontrar en las tiendas, hay otras opciones a la hora de cuidar la piel: las mascarillas naturales hechas en casa, económicas, prácticas y efectivas. ¡Abre tu despensa para darle un lujo a tu piel! Aquí tienes dos propuestas muy dulces: chocolate y miel.

El chocolate tiene múltiples propiedades beneficiosas para la piel: es hidratante, antioxidante, reafirmante y actúa contra el envejecimiento cutáneo. Además, libera endorfinas, las “hormonas de la felicidad”, que tienen un efecto euforizante. Aplicada sobre las zonas rebeldes, ayuda a combatir la piel de naranja. La receta es muy sencilla: sólo necesitas una tableta de chocolate puro para fundir (sí, ¡el que se toma con churros!).

- Calienta el chocolate en un cazo o en el microondas, removiendo constantemente para que no se pegue, y déjalo reposar hasta que esté tibio. Una vez que esté templado, aplícalo en una capa gruesa sobre la piel del rostro limpia, evitando el contorno de los ojos, y deja que actúe durante 15 – 20 minutos. A continuación, retíralo con agua templada. Esta mascarilla es ideal para todo tipo de pieles, especialmente si tienen tendencia a la sequedad, por sus propiedades hidratantes.

La miel es un desinfectante natural, que además, exfolia y da luminosidad a la piel. Te proponemos tres opciones, en todas es suficiente con la cantidad que cabe en medio vaso de yogur, aplicada por todo el rostro sobre la piel limpia y, siempre, evitando el contorno de los ojos:

- Combinada con el zumo de medio limón puedes hacer una mascarilla muy indicada para las pieles grasas y con tendencias acnéicas, ya que las propiedades de ambos se unen para actuar sobre los granitos y ayudan a que se sequen antes.

- Si mezclas la miel con medio yogur natural lograrás además un efecto suavizante, que te dejará la piel con una sensación de seda.

- Si quieres potenciar la acción exfoliante, sólo tienes que añadir una cucharada sopera de azúcar, y después de aplicarla, masajéala con movimientos circulares para eliminar las células muertas.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas