,

Eliminar las estrías del embarazo

Eliminar las estrías del embarazo

Una de las consecuencias estéticas más visibles del embarazo son las estrías, que no son más que cicatrices profundas en la dermis que se generan por procesos de tensión y diste...

Una de las consecuencias estéticas más visibles del embarazo son las estrías, que no son más que cicatrices profundas en la dermis que se generan por procesos de tensión y distensión en la piel, producidas al aumentar de peso o por cambios del cuerpo tras el desarrollo. De ahí que sus sitios favoritos para aparecer sean el abdomen, las caderas y el pecho, que sufren importantes cambios durante el embarazo. Estos procesos dejan como secuela una desestructuración en las fibras de colágeno en la capa más profunda de la piel, provocando la aparición de las estrías.

En un principio, cuando aparecen, inicialmente son de color rojizo y se denominan estrías vascularizadas. “En este caso, su aspecto es muy mejorable a través de la aplicación de láser decolorante pulsado, láser de KTP o IPL. Sin embargo, al pasar el tiempo se acentúa la desestructuración anteriormente mencionada, y disminuye la vascularización, volviéndose más complejo el proceso de curación. En este caso, las estrías se tornan de color blanco”, afirma Dr. Pablo Naranjo, Director Médico del centro Elite Láser. Una vez que las estrías son blancas, son mucho más difíciles de eliminar.

Lo mejor para no tener que preocuparse por las estrías es la prevención: desde el mismo momento en que sepas que estás embarazada, empieza a ponerte cremas muy hidratantes y aceite de rosa mosqueta, que reestructura la piel y la protege.

Una vez que han aparecido, hay varias opciones para su tratamiento. Una de las mejores hasta el momento era la carboxiterapia, que mejora notablemente su aspecto, pero se necesitan de 15 a 20 sesiones para visualizar una mejoría.

La mayor revolución de los últimos tiempos en el tratamiento de estrías es eMatrix, radiofrecuencia fraccionada, la primera que ha demostrado eficacia desde la primera sesión. “eMatrix ha demostrado ser efectivo desde la primera sesión y con óptimos resultados, en un 50% hasta un 80%, tanto en el aspecto, textura, diámetro y color de la estría tras la quinta sesión”, reitera el Dr. Naranjo.



Al realizar el tratamiento con eMatrix, no se necesita la aplicación de anestesia local, ya que es prácticamente indoloro. La sensación durante el tratamiento se describe como calor focalizado y un leve escozor tras finalizar el mismo, que se calma al aplicar una crema hidratante. Además, no requiere de periodo de recuperación, por lo que se puede volver a la actividad diaria al momento, pero sí es necesario hidratar la piel cada 4-5 horas justo después del tratamiento y durante los 4-5 días posteriores al mismo. En sólo 3 a 5 sesiones, la mejoría es muy visible. El precio depende del centro, pero ronda los 280 € por sesión.

En Madrid hay dos centros que cuentan con eMatrix: Elite Láser y la Clínica Clider.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas