,

Trucos caseros para descansar mejor durante el embarazo

Trucos caseros para descansar mejor durante el embarazo

Llevamos un ritmo de vida estresante: trabajo, niños, problemas, obligaciones, la casa, la compra… y, para rematar, generalmente no descansamos como es debido, no sólo ya en hor...

Llevamos un ritmo de vida estresante: trabajo, niños, problemas, obligaciones, la casa, la compra… y, para rematar, generalmente no descansamos como es debido, no sólo ya en horas, sino en calidad de descanso. Si a esto le añadimos que, durante el embarazo, es muy frecuente tener sueño durante todo el día, veremos que es aún más importante descansar bien, en todas las etapas de la vida, pero más aún cuando estás embarazada.

Como además durante el embarazo hay que tener especial cuidado con medicamentos y deporte intenso (perfecto para quemar adrenalina y dormir después profundamente), hoy te presentamos una selección de trucos caseros para descansar de verdad, ¡no fallan!

- Una bebida calentita .Ya desde pequeños, nuestros padres nos animaban a tomar un vaso de leche antes de dormir, y es muy posible que tú misma se lo prepares a tus peques. No es sólo una cuestión nutricional: la leche caliente, con un poco de azúcar o miel, ayuda a descansar mejor. Si no te gusta la leche o no puedes tomarla, conseguirás el mismo efecto con una infusión relajante, como las de tila, valeriana o melisa. Eso sí: evita las que son estimulantes, como la menta o el té.

- Cena ligera. Te evitará digestiones pesadas, y facilitará que concilies el sueño. Evita los alimentos muy pesados por la noche, así como las bebidas gaseosas. Si cenas una ensalada, que no tenga lechuga: por la noche es indigesta, y además provoca gases.

- El dormitorio, para dormir. Los expertos recomiendan, cuando aparecen problemas de sueño, utilizar el espacio de descanso (el dormitorio) sólo para dormir, y evitar usarlo para otras actividades: si estás acostumbrada a ver la televisión o a leer en la cama, intenta hacerlo en otro lugar de la casa, para que tu cuerpo “entienda” que la cama es para dormir. Parece una tontería, pero ayuda mucho.

- Hierbas aromáticas.
Por último, aprovecha todo el poder de las hierbas, especialmente de la manzanilla, el azahar y la lavanda, que tienen propiedades relajantes: unas gotitas de sus aceites esenciales sobre la almohada y en las zonas de pulso (muñecas, detrás de las rodillas y de las orejas), te ayudarán a conciliar el sueño.

- Una relajante vela. Otra buena opción es encender una vela aromática: el ambiente que crea, y el delicado perfume te ayudarán a dormir mucho mejor.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas